Los vehículos diésel y gasolina actuales están tecnológicamente muy avanzados y son respetuosos con el medio ambiente, cumplen con todas las normativas de emisiones e incluyen todos los dispositivos anticontaminación necesarios para que así lo sean. “No podemos meter en el mismo saco un vehículo diésel fabricado en 2018 que uno fabricado en 2006”, destaca Krafft Auto en una entrada de su blog.

Una de las claves para que los vehículos sigan siendo tan respetuosos con el medio ambiente como lo son al “salir de fábrica” es el mantenimiento. “Nuestros vehículos salen de fabrica impecables, con todos sus componentes y dispositivos, tanto visibles como ocultos en el interior del motor, nuevos y relucientes. Con el uso, estos componentes y dispositivos van ensuciándose (con el lubricante, carburante, fluidos,...), exactamente igual que ocurre con el exterior o interior de nuestro vehículo, esas partes visibles que sí nos solemos preocupar por limpiar regularmente”.

Cuando un motor empieza a acumular suciedad, sus dispositivos anticontaminación empiezan a ser menos efectivos por exceso de suciedad. Los dispositivos anticontaminación tratan los compuestos contaminantes de diferentes maneras para evitar que salgan al exterior; algunos los disocian en elementos no contaminantes, otros los filtran,..., pero, en cualquier caso, la exposición a estos compuestos contaminantes, esta carbonilla, a la que tanto estos dispositivos anticontaminación como otras partes de motor que están sometidos, hace que sea inevitable que estas partículas se vayan acumulando en el interior del motor, reduciendo su eficacia y funcionalidad.

Productos como los aditivos Wynn’s de gama profesional o la máquina de limpieza todo en uno MultiSERVE de Wynn’s ayudarán a conservar todos los sistemas del motor del vehículo limpios y capaces de mantener el nivel de emisiones dentro de los límites establecidos por el fabricante. Estos productos han sido desarrollados específicamente para limpiar, eliminar los depósitos de suciedad y otras impurezas, reducir emisiones y restablecer el rendimiento del motor.