Nissan produce sus propias baterías en sus tres centros especializados: Smyrna (Estados Unidos), Sunderland (Reino unido) y Zama (Japón). Tras diez años y tres generaciones de baterías después, el fabricante produce baterías que no sólo ofrecen la máxima capacidad y estabilidad necesarias para que un coche circule de forma limpia, sino que también pueden llegar a proporcionar energía a viviendas, complejos de oficinas e, incluso, estadios de fútbol.

El almacenaje eficiente de la energía redefinirá el modo en que nos movemos y en que vivimos, ya que creará soluciones energéticas sostenibles y con posibilidades de expandirse al hogar, al trabajo gracias a los sistemas de Nissan xStorage y Vehicle to Grid (V2G).

El almacenaje de la energía en Nissan es flexible, con baterías modulares que se pueden conectar entre ellas para almacenar energía suficiente para realizar cualquier tarea; y eficiente, ya que las baterías de iones de litio son compactas, ligeras y con capacidad para almacenar considerable cantidad de energía necesaria para circular durante un día entero.

Nissan ha producido más de 250.000 baterías sin ningún defecto destacable y pueden ser recicladas al 99% una vez han cumplido su servicio. Además, y después de recorrer 3.000 millones de kilómetros sin generar emisiones, las baterías Nissan viven una segunda vida: pasan a formar parte del corazón de los sistemas xStorage y ofrecen electricidad estable y eficiente a los hogares, oficinas y estadios durante diez años más.