La decisión de Apple se produce después de que se hicieran públicos los problemas que sufría la empresa desarrolladora de software Drive.ai, que le llevó a anunciar alrededor de un centenar de despidos. Apple ha salido al rescate en una operación mediante la cual incorpora la start-up y, especialmente, a sus ingenieros y personal de alta cualificación, informa Faconauto News.

Con la plantilla y los conocimientos acumulados por Drive.ai en las pruebas con coches autónomos, Apple pretende impulsar su proyecto de vehículos sin conductor y competir con empresas como Waymo (Google), Cruise (GM), Uber y Tesla, así como la firma independiente Aurora.

Los movimientos de Apple incluyen el fichaje del ex responsable de ingeniería de Tesla, Doug Field, para encabezar la nueva división de coche autónomo del fabricante del iPhone.