El Audi R8 LMX, con una potencia de 570 CV y aceleración de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos, ofrece un rendimiento impresionante y una tecnología innovadora. Se fabricará en una edición limitada a 99 unidades y llegará al mercado este verano, convirtiéndose en el primer vehículo de producción en el mundo equipado con faros láser.

Recordemos que Audi es una de las firmas más destacadas en el desarrollo de tecnología de iluminación aplicada al automóvil. Ya en 2008, el Audi R8 se convirtió en el primer vehículo de producción en el mundo que montaba faros completos LED. A continuación, en 2012 incorporó señales dinámicas de giro.

El fabricante alemán inició entonces un nuevo capítulo en la iluminación del automóvil con los faros Matrix LED, que debutaron en la actualización del A8 en 2013. Ahora, la marca de los cuatro aros inicia la siguiente etapa en el Audi R8 LMX, con faros láser para las luces de carretera. Este tipo de faros aumentan sustancialmente el campo de visión, lo que resulta ideal para un superdeportivo como el R8 LMX.

Los ingenieros de Audi trabajan muy de cerca con el departamento de competición en el desarrollo de tecnologías de iluminación. La combinación de LED y láser se usará por primera vez en el nuevo Audi R18 e-tron quattro en las 24 Horas de Le Mans, que se celebran los próximos 14 y 15 de junio.

"Audi domina desde hace tiempo la carrera más importante de 24 horas. Además de la excepcional tecnología TDI, el máximo rendimiento en iluminación confiere a nuestros pilotos una gran ventaja en pruebas en las que se compite de noche, lo que supone un factor clave de nuestro éxito", matiza Ulrich Hackenberg, responsable de Desarrollo.

En opinión del directivo, la incorporación de los faros láser para el Audi R8 LMX subraya nuestra posición de liderazgo en lo referido a  tecnologías de iluminación. "El beneficio de seguridad que esto proporciona al cliente realmente representa estar a la vanguardia de la técnica".

El Audi R8 es el modelo más deportivo y dinámico de Audi. Su motor de altas prestaciones en posición central, la suspensión de independiente brazos transversales dobles y su carrocería fabricada en aluminio con la tecnología ASF (Audi Space Frame) están basados en las carreras.