La polémica sobre los motores diésel trucados de Volkswagen, que afecta a alrededor de once millones de coches en todo el mundo (y que hemos tratado en diversos artículos en esta misma web), ha provocado que otras marcas, en este caso BMW, quiera dar su punto de vista al respecto.

Seguidamente detallamos lo más fiel posible la información del Grupo BMW.

 

"BMW Group no manipula o falsifica las pruebas de emisiones. Cumplimos con los requisitos legales de cada país y con todas las exigencias de los tests en cada país. En otras palabras, nuestros sistemas de tratamiento de las emisiones de gases están activos ya sea rodando en el banco de pruebas o conduciendo por la carretera", dicen sus responsables.

Las obligaciones de los procesos y especificaciones están implantados a lo largo de todas las fases de desarrollo de BMW Group, a fin de evitar irregularidades.

De hecho, dos estudios realizados por el ICCT han confirmado que el BMW X5 y otros 13 vehículos BMW examinados cumplen con los requisitos legales relativos a las emisiones de NOx. No se encontraron discrepancias en el BMW X5 entre los test realizados en el laboratorio y los test en carretera sobre las emisiones de NOx.

La naturaleza de la prueba realizada por el ICCT ha consistido en una prueba de una hora en carretera abierta, que no ha tenido acceso a los detalles de este itinerario y que no prueba de ningún modo la existencia de un sistema de modificación en el vehículo. "Estamos en contacto con el ICCT y hemos pedido una aclaración de la prueba llevada a cabo", insisten.