Ante la aparición de ciertos artículos en los medios de comunicación, desde BMW Group “consideran necesario dejar clara su posición en relación a las recientes acusaciones”, reflejan en un comunicado. “Los vehículos de BMW Group cumplen las correspondientes exigencias legales y no se manipulan”, lo que “se aplica también a los vehículos con motor diésel”. “Los resultados de las investigaciones oficiales pertinentes, realizadas a escala nacional e internacional, lo confirman”, destaca el grupo automovilístico.

“BMW Group rechaza categóricamente las acusaciones de que los vehículos con motor diésel Euro 6 vendidos por la compañía no garantizan el tratamiento adecuado de los gases de escape, debido a que los depósitos de AdBlue son demasiado pequeños”, continúa en su comunicado.

“La tecnología utilizada por BMW Group se diferencia claramente de otros sistemas del mercado”, aseguran sus responsables. “Buscamos proporcionar los mejores sistemas de tratamiento de gases de escape: a diferencia de otros fabricantes, los vehículos con motor diésel de BMW Group emplean una combinación de diversos componentes para tratar las emisiones. Los vehículos que usan la inyección de urea con AdBlue (SCR) para tratar las emisiones recurren también un convertidor catalítico de NOx. Gracias a esta combinación de tecnologías, cumplimos los requisitos legales sobre emisiones y conseguimos también un excelente nivel de emisiones en la vida real. Esto significa que no es necesario mejorar o actualizar el software de los turismos con motor diésel Euro 6 de BMW Group”.

Además, el grupo asegura que “la combinación de ambos sistemas, junto con la recirculación de gases de escape, exige menos AdBlue, por lo que el consumo de este aditivo es muy bajo en comparación con otros fabricantes. De este modo, se ha optimizado el tamaño del depósito y se han reducido considerablemente las emisiones en la conducción real. Los vehículos con motor diésel de BMW Group incluyen una sencilla solución de relleno a través del tapón del depósito o el capó, según el modelo. Por otro lado, el vehículo comunica a los clientes de BMW Group a tiempo y repetidamente si el nivel de AdBlue es bajo. En caso de ignorarse el aviso, el vehículo evita la operación”.

Desde la perspectiva de BMW Group, el objetivo de las conversaciones con otros fabricantes sobre los depósitos de AdBlue fue la instalación de la infraestructura necesaria en Europa.

Por otro lado, el fabricante confirma también su compromiso de realizar una actualización voluntaria del software de los turismos con motor diésel Euro 5 sin coste para los clientes. “Esta mejora incorpora conocimientos adquiridos en este campo en los últimos años para reducir aún más el nivel de emisiones. Esperamos que ésto forme parte de un plan de medidas integral y conjunto en el que participen las administraciones locales y el sector, para seguir mejorando la calidad del aire en la ciudad sin prohibiciones de conducción generalizadas, dentro del marco de la Cumbre del diésel”.