La ultima generación del BMW serie 7 asombró con un motor de 3.0 litros, triple turbo y seis cilindros en línea, que produce 381 caballos de potencia. De cara al nuevo 2016 serie 7, el fabricante alemán está empujando los límites un poco más allá, desarrollando el primer motor diésel de seis cilindros con cuatro turbocompresores.

Este nuevo motor tiene la misma cilindrada y configuración de seis cilindros en línea que el modelo anterior. Emplea dos turbos pequeños que empiezan a funcionar a bajas revoluciones para evitar el turbo lag, y dos turbos más grandes que arrancan cuando las RPM son más altas.

Como resultado, el renovado turbodiésel de BMW produce 394 HP entre las 4.000 y 4.400 rpm, y 561 pie-libras de torque entre las 2.000 y 3.000 rpm. La compañía explica que el motor podría generar fácilmente más torque, pero la transmisión automática de ocho velocidades a la cual está conectado limita su potencia.

Mediante este motor, el súper sedan de tracción en las cuatro ruedas acelera de 0 a 60 mph en 4,5 segundos - un valor cercano al que hace el BMW deportivo híbrido i8 - y alcanza una velocidad máxima, electrónicamente limitada, de 155 mph. Aunque los datos de consumo no fueron publicados todavía, BMW sí comunicó que el nuevo 750d quemará aproximadamente 5% menos combustible que su antecesor.