La división Bosch Automotive Aftermarket, como cada año, celebró su convención anual con sus principales distribuidores, tanto de España como de Portugal. En esta ocasión, el evento tuvo lugar los días 19, 20 y 21 de noviembre en Stuttgart, un emplazamiento con una gran historia y tradición tanto en el mundo del automóvil como en el "universo Bosch".

Con el objetivo de transmitir la estrategia marcada para el año 2015, Bosch buscó un lugar diferente y más institucional para realizar su convención anual con sus distribuidores más importantes. Stuttgart, además de ser la cuna de muchos descubrimientos del mundo del automóvil, es el lugar donde nació Bosch como empresa y en la que su fundador Robert Bosch tuvo su primer taller.

Allí visitaron, en primer lugar, el Centro Técnico de Desarrollo de Schwieberdingen, en el que los distribuidores presenciaron diversas pruebas sobre corrosión, vibraciones, componentes de vehículos de nueva generación, y sistemas híbridos, entre otros. Adicionalmente, en el propio centro se estableció una charla sobre las tendencias tecnológicas relativas al mundo del motor.

El día 20 tuvo lugar la convención en uno de los edificios de la Fundación Bosch, también en Stuttgart. Durante las ponencias intervino Enrico Manuele, vicepresidente europeo de la división Automotive Aftermarket de Bosch, quien dio una visión global con respecto a las nuevas tendencias del mercado europeo, así como los proyectos en los que Bosch está trabajando para cubrir y proyectar su tecnología en las nuevas tendencias del mercado.

Por su parte, Marian Luño, directora de la división en Iberia, llevó esta visión a niveles ibéricos, ofreciendo a los asistentes las cifras de mercado, además de una exposición de la situación actual de Bosch en España y Portugal y la estrategia para afrontar los nuevos retos.

A continuación, la dirigente dio paso a una mesa redonda en la que participaron los diferentes responsables de cada departamento de la división, en la cual hablaron con más profundidad de la estrategia que Bosch llevará a cabo con el objetivo de satisfacer las necesidades del mercado ibérico. A su conclusión, los asistentes pudieron visitar la antigua casa donde vivió Robert Bosch, sita en el interior de la Fundación y disfrutar del conocido "inbiss", un típico aperitivo alemán.

Al finalizar dicha visita, los asistentes volvieron a la sala de reuniones, donde Uwe Thomas, presidente de la división Automotive Aftermarket de Bosch, quiso transmitir un mensaje claro y de marcado futuro: tanto el taller como el cliente final son el foco en el que todos debemos centrarnos y mostrar su clara orientación para satisfacer las necesidades de ambos actores.