La robusta DCU 220 (Unidad de Control de Diagnosis) de Bosch, presentada en la pasada feria de Automechanika Frankfurt, controla los principales sistemas de comprobación y diagnosis del fabricante alemán, con la posibilidad de convertirla en un PC portátil.

 

De hecho, la DCU 220 combina las características de un ordenador portátil con las de una tablet PC, facilitando así el trabajo en el taller. Cuando se utiliza como tablet, su pantalla táctil de 11,6" nos asegura un trabajo rápido, práctico y flexible.

Como portátil, y gracias a su teclado, la DCU 220 puede emplearse tanto de forma estacionario en el taller como para cualquier tipo de trabajo en la oficina, como la consulta y toma de datos de los clientes.

Son los pequeños detalles los que facilitan el uso de la DCU 220 en el taller, como el fácil cambio de tablet a notebook, la fácil sujeción gracias al sistema de adaptación a la mano situado en la parte posterior del dispositivo, su robusta carcasa con un monitor de pantalla táctil, o la cámara HD integrada que permite documentar fácilmente las características visibles del vehículo y fotografiar las piezas de repuesto.

Del mismo modo, los equipos de diagnosis de Bosch KTS 570, KTS 540, KTS Truck, FSA 500, el analizador de emisiones BEA y el alineador de ruedas FWA, entre otros, son totalmente compatibles con la nueva DCU 220. Todos estos componentes pueden ser combinados libremente para obtener una solución adecuada para cada taller.

Utilizado en combinación con los programas Esitronic 2.0 y CompacSoftplus puede controlar todos los sistemas de diagnosis y comprobación a través de la conexión Bluetooth. La DCU 220 está equipada con dos baterías de iones de litio independientes que permite ejecutar tareas con una de las baterías, mientras que la otra se está recargando.