El uso en la industria automovilística de diversos sistemas electrónicos interconectados implica que la tecnología de los vehículos modernos sea cada vez más compleja, pues en ocasiones los trabajos de mantenimiento y reparación son únicamente posibles mediante pruebas y sistemas de diagnosis avanzados.

En la actualidad, sin duda, los talleres de reparaciones que dominan la tecnología para los vehículos modernos de manera segura - y que consiguen diagnosticar y reparar averías de forma rápida y eficaz - tienen una enorme ventaja competitiva.

Por este motivo, Bosch está facilitando a sus socios de la red de Servicios Bosch una nueva oferta de formación dirigida a técnicos de talleres que tengan como objetivo ser más competitivos.

Los participantes aprenderán a trabajar profesionalmente de manera metódica y de forma orientada a encontrar soluciones, mejorando así la calidad de su propio trabajo y, consecuentemente, del trabajo realizado en el taller.

En las sesiones prácticas, los técnicos también aprenderán a utilizar los sistemas de comprobación y diagnosis de Bosch para la aplicación generalizada de tareas de mantenimiento, en conformidad con las especificaciones del fabricante.

El entrenamiento cubre todos los aspectos de la tecnología automovilística moderna: desde los sistemas de gasolina y diésel, pasando por la electricidad y la electrónica de vehículos, hasta la utilización eficaz de los sistemas de detección necesarios. Asimismo, aborda el trato profesional y competente a los clientes del taller.

La formación se completa con un examen final práctico. Los participantes realizan diversos test de comprobación, tales como la identificación de averías ocultas en un vehículo especialmente preparado para ese fin, o la realización de una consulta de servicio o de tareas de mantenimiento, siempre según las especificaciones del fabricante.

Una ventaja adicional es que todos los cursos son reconocidos para un eventual entrenamiento futuro como técnico de sistemas.