Hollywood lo hizo primero, después que en la década de los 80 creara la serie de acción 'El coche fantástico', protagonizada por un Pontiac Firebird TransAm, llamado 'Kitt', que no sólo hablaba sino que se conducía solo.

Casi 30 años más tarde, la conducción automatizada ha pasado de ser una fantasía de TV a una realidad. "Poco a poco, Bosch está haciendo realidad la ciencia ficción", apunta Dirk Hoheisel, miembro de la Alta Gerencia de Bosch.

 

Los coches equipados con tecnología Bosch ya pueden conducir ellos mismos en determinadas situaciones, como en los atascos o al aparcar. La firma presenta sus soluciones en este campo en el 'Vehicle Intelligence Marketplace' durante el CES de Las Vegas, del 6 al 9 de enero.

Sin duda, como uno de los principales proveedores a nivel mundial de soluciones para la movilidad, Bosch ha estado trabajando en la conducción automatizada desde el año 2011 en dos lugares: Palo Alto (California) y Abstatt, (Alemania). Ambos equipos pueden recurrir a una red mundial de más de 5.000 ingenieros de Bosch especializados en el campo de los sistemas de asistencia al conductor.

La seguridad ha sido el 'leit motiv' de este nuevo desarrollo de Bosch. En todo el mundo se estima que 1,3 millones de personas pierden la vida cada año en accidentes de tráfico y los números siguen aumentando. En el 90% de los casos el error humano es la causa.

Aliviar a los conductores de las tareas de conducción en situaciones críticas de tráfico puede salvar vidas. Los estudios indican que, sólo en Alemania, podrían evitarse hasta el 72% de todas las colisiones por alcance que se producen, con resultado de muerte, si todos los coches estuvieran equipados con el sistema predictivo de frenada de emergencia de Bosch.

Los conductores también pueden llegar a sus lugares de destino de forma segura y relajada mediante el asistente Bosch para atascos de tráfico. A velocidades de hasta 60 km/h y al circular en caravana, el sistema frena, acelera y mantiene el coche en su carril automáticamente.

"Con los sistemas de asistencia al conductor, Bosch espera generar unas ventas de mil millones de euros en 2016", asegura Hoheisel. Estos sistemas son la piedra angular de la conducción automatizada, que se irá introduciendo en el mercado de forma gradual. Bosch ya ha puesto su punto de mira en la conducción altamente automatizada, en la que los conductores ya no tendrán que controlar constantemente el vehículo.

Hoheisel remarca seguidamente que "con el piloto automático para autopista desarrollado por Bosch, en el año 2020, los coches conducirán de forma automática por las autopistas, desde el punto de entrada a las mismas hasta el de salida". En la siguiente década, los vehículos serán totalmente autónomos y serán capaces de hacer frente a cualquier situación que se presente, vaticina.