Brembo, firma especializada en sistemas de frenado, celebró la gran inauguración de sus operaciones de ampliación de la fabricación en Norteamérica, en Homer (Michigan).

La celebración renovó el compromiso de Brembo con Norteamérica, tras una inversión que ascenderá a más de 115 millones de dólares (83 millones de euros) hasta finales del 2015, y que está destinada a la ampliación de la planta de fabricación de frenos, discos, pinzas y corner modules.

Durante la gran inauguración, Brembo anunció que esta zona se convertirá en el mercado número uno del grupo a finales del 2014. Norteamérica, de hecho, cerró 2013 con un aumento del 19,4% en los beneficios y recientemente anunció un incremento del 27,7% en el primer trimestre de este año.

"La ampliación y modernización de la planta de fabricación sienta unas nuevas bases para Brembo en Norteamérica y nos permitirá incrementar nuestra presencia en el mercado estadounidense y ofrecer un mejor servicio a nuestros clientes", expuso el presidente de Brembo S.p.A., Alberto Bombassei.

Recordemos que Brembo adquirió la división de discos de freno Hayes-Lemmerz en 2007, incluyendo la planta de Homer, donde el grupo comenzó a fabricar discos en los Estados Unidos.

La planta se amplió por primera vez en 2008 y de nuevo en dos fases, en 2012 y 2013. Brembo también construyó una planta de fabricación de pinzas y corner modules adyacente a la planta de discos en 2010.

El área total de fabricación actual asciende a cerca de 41.000 m2, en la que trabajan más de 450 personas y que cuenta con 47 líneas de procesamiento y 12 líneas de pintado.

Ya en 2013, la planta fabricó 10 millones de discos y 300.000 pinzas y corner modules y se estima que producirá 12,5 millones de discos y 400.000 pinzas y corner modules en el presente curso.

Señalar que aunque la empresa siempre ha tenido una fuerte presencia en el mercado norteamericano, gracias a sus importantes aplicaciones como fabricante de primer equipo con base en Europa, el reciente crecimiento de Brembo North America se vio impulsado por dos acontecimientos: la compra de la Automotive Brake Component Division de Hayes-Lemmerz, en noviembre del 2007, y el sustancial crecimiento del primer equipo en Estados Unidos.