En pleno conflicto entre el sector del taxi y las VTC, Cabify ha anunciado que los taxistas podrían utilizar su aplicación en España a partir de este mismo año para contratar sus servicios. Esta opción ya es una realidad en los mercados de América Latina donde opera Cabify, tras la integración de Easy en Cabify. Los viajes de taxi operados conjuntamente en estas dos aplicaciones representan más del 50% del total de la compañía.

La compañía española, con operaciones en doce países y más de 25 millones de descargas de su app, ha presentado sus planes de futuro más inmediatos, que pasan por generar un ecosistema de Movilidad como Servicio (Mobility as a Service, MaaS). En este marco, Cabify apuesta por ofrecer diversas opciones de movilidad dentro de su comunidad, de forma que contribuya a un menor uso del vehículo particular.

Precisamente en América Latina, Cabify ofrece ya en su aplicación servicios de transporte en taxi tras la integración de la flota de Easy, activa en 20 ciudades de Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Ecuador. En 2019 la empresa pretende trasladar esta experiencia ya contrastada a España, dedicando un equipo a plantear un primer piloto. “Este proyecto es sin duda una oportunidad de llegar a nuevas ciudades y estimamos que podríamos duplicar nuestra actual cuota de mercado, que ronda el 10%”, ha señalado Juan de Antonio, fundador de Cabify.

Además, en pocos meses, los usuarios de Cabify contarán con una nueva categoría en la aplicación: la oferta de motos y patinetes eléctricos de Movo pasará también a estar dentro de la aplicación de Cabify.