En Liqui Moly hay un nuevo nombre para el mercado internacional de productos marinos, vehículos agrícolas, vehículos industriales y máquinas de construcción: Carlos Travé. Él será el encargado de hacer crecer las exportaciones en estos cuatro sectores. Travé ya tiene su reputación en Liqui Moly. Llegó en 2014 a la empresa y reestructuró el surtido y la distribución de los productos para motos. Desde entonces, Liqui Moly, cuyos orígenes están en el sector automovilístico, es un clásico en el ámbito de las dos ruedas. Su volumen de ventas se ha triplicado desde la llegada de Carlos Travé.

Esta experiencia la volcará a partir de ahora también en los productos marinos, vehículos agrícolas, vehículos industriales y máquinas de construcción. En etapas anteriores de su vida profesional, Carlos Travé ya estuvo en contacto con motores para embarcaciones y trabajó también con máquinas para la minería y la construcción. Travé añadirá estos cuatro nuevos ámbitos a su cartera de responsabilidades, que hasta ahora se ceñía al segmento de las dos ruedas.

Tal y como ocurriera en el segmento de las motocicletas, en los otros ámbitos también hay que aprovechar la experiencia que ha acumulado Liqui Moly con más de 60 años dedicados a los automóviles. Carlos Travé subraya: "Nuestros productos marinos ya están bien posicionados y lo que queremos, en primer lugar, es desarrollar la comercialización internacional. En el ámbito de máquinas de construcción, vehículos industriales y agrícolas queremos presentar nuestros aditivos como herramientas y soluciones químicas eficaces para profesionales".