Metalcaucho había vuelto a apostar por patrocinar al equipo Sant Cugat para correr la Panda Raid, un rally amateur de larga distancia y resistencia que se celebra anualmente en Marruecos. Sin embargo, como parte de la lucha contra el riesgo de propagación del coronavirus, el Ministerio de Turismo de Marruecos el pasado 5 marzo, dos días antes del inicio de la carrera y con la mayoría de vehículos pasando las verificaciones técnicas en Almería, tomó la decisión de prohibir todos los eventos deportivos en territorio marroquí, incluyendo la Panda Raid.

Uno de los vehículos del equipo Sant Cugat, el formado por Ubaldo de Azpiazu y su hijo Ignasi de Azpiazu cruzó el estrecho de Gibraltar para seguir la aventura por su cuenta. “Esta semana estarán haciendo el recorrido por Marruecos sin la presión de la competición, pero disfrutando de la experiencia de su particular Panda Raid”, informan desde Metalcaucho.

metalcaucho panda raid 2

La empresa es la encargada de proveer recambios en caucho y metal para los dos vehículos con los que iban participar, un Seat Panda y un Seat Marbella, referencias difíciles de encontrar por su antigüedad, pero “Si existe, está en Metalcaucho” según reza el eslogan de la firma, que acompañó al equipo en el acto de presentación en Sant Cugat del Vallès, localidad barcelonesa muy cercana a las instalaciones de Metalcaucho.

El otro tándem del equipo, formado por Joan Molinera y Luis González, tuvo que regresar a casa, pero sin perder el espíritu deportivo. En esta edición, la carrera había alcanzado su récord de inscritos, con 375 equipos.