Para asegurarse de que el vehículo esté listo para conducir durante y después de las vacaciones, Delphi Technologies ofrece una lista de los problemas más comunes en los vehículos inactivos junto con recomendaciones de mantenimiento para automóviles estacionados.

  1. Llenar el depósito de combustible antes de dejarlo parado. Con el depósito lleno, la tapa del depósito evitará la evaporación. Sin embargo, si está casi vacío, se aumentan las posibilidades de oxidación del combustible y de contaminación por agua, lo que puede degradar la gasolina. La oxidación se da después de una exposición prolongada al oxígeno, que provoca reacciones químicas que forman impurezas que pueden obstruir y dañar conductos, inyectores y filtros de combustible. La contaminación por agua se origina por la condensación en el tanque y en los conductos del combustible de gas procedente del ciclo de calor. Esta acumulación de humedad puede causar oxidación interna, que contamina el sistema de combustible con partículas, lo que puede provocar daños serios a los inyectores y a las bombas de combustible.
    Delphi Technologies recomienda mantener el tanque lleno si el automóvil va a estar detenido durante un largo período. Al dejar un espacio mínimo sobre el combustible para la acumulación de oxígeno o de humedad se reducen las posibilidades de oxidación y contaminación del agua. Si el vehículo va a estar inmovilizado durante más de seis meses, se aconseja agregar un estabilizador de combustible al depósito para evitar daños en el sistema de combustible.
     
  2. Mantener la batería cargada circulando con frecuencia. Las baterías de los automóviles se descargan cuando están inactivas. Arrancar un automóvil y dejarlo funcionando durante media hora le devolverá algo de carga. Sin embargo, lo mejor que puede hacerse es conducir el automóvil y dejar que el alternador la recargue por completo. Si la batería falla, al girar la llave de arranque, deben limpiarse los bornes de la batería para intentar mejorar el rendimiento. Delphi aconseja reemplazar la batería defectuosa. Si no es una posible, pero la batería tiene problemas para mantener la carga, es aconsejable usar un cargador de carga lenta o una batería flexible para evitar que se agote. Advertencia: es correcto dejar un cargador de carga lenta en la batería de su vehículo durante unos días, pero se sobrecargará si se deja conectado durante varias semanas. Sin embargo, un comprobador de batería puede dejarse conectado durante largos períodos de tiempo sin causar daños.
     
  3. Comprobar el nivel de aceite, incluso cuando no se está usando. Por lo general, un motor consume aceite solo mientras está en funcionamiento, pero, ocasionalmente, el tapón de drenaje del cárter puede gotear. Siempre es una buena idea verificar el nivel de aceite (y otros niveles de líquidos) antes de comenzar a circular después de que el vehículo haya estado parado durante cierto tiempo. Además, no debe asumirse que porque solo se hayan hecho unos cientos de kilómetros con el vehículo, no es necesario cambiar el aceite del motor tras varios meses de inactividad. La humedad habitual se acumula en interior del cárter, se haya conducido o no. La mayoría de los fabricantes recomiendan cambiar el aceite del motor al menos una vez al año, incluso si el vehículo no se ha movido. Se aconsejable consultar el manual del vehículo para conocer más detalles.
     
  4. Comprobar periódicamente la presión de los neumáticos. Todos los neumáticos pierden aire con el tiempo a causa de la ósmosis (permeabilidad) y dejarlos desinflados. Estacionar un vehículo durante varias semanas con baja presión aumenta el riesgo de desarrollar puntos planos donde el peso del vehículo empuja el neumático contra la superficie. Los síntomas de punto plano son similares a una rueda desequilibrada y, generalmente, son temporales, ya que suelen desaparecer una vez que los neumáticos se calientan después de circular a cierta velocidad. En casos raros, y especialmente después de cambios extremos de temperatura ambiente o en climas muy fríos, los puntos planos pueden ser permanentes y el neumático deberá reemplazarse.
    Para evitar estos puntos planos, Delphi Technologies recomienda usar un medidor de presión para verificarla regularmente en PSI (libras por pulgada cuadrada, en inglés) y mantenerla según las especificaciones del fabricante. La presión de inflado generalmente se encuentra en una etiqueta adhesiva ubicada en la parte interna de la carrocería de la puerta del conductor.
     
  5. Evitar el uso del freno de mano si es posible. Es posible detectar óxido en los discos de freno si no se ha conducido mucho en varios días. El óxido superficial es normal y generalmente desaparece al conducir y con la fricción del frenado. Sin embargo, si un vehículo está inactivo durante mucho tiempo con el freno de mano activado, este óxido puede adherirse a las pastillas, al tambor o al disco. En este caso, puede requerirse que un profesional separe el sistema de frenado. El riesgo de corrosión es mayor si el vehículo es antiguo o está en un ambiente húmedo. Delphi aconseja evitar el uso del freno de mano (o freno de emergencia), si es posible. Si se conduce un vehículo con cambio manual, es aconsejable estacionar en una superficie plana, sin freno de mano y en primera marcha o marcha atrás. Si debe usarse el freno de mano, debe quitarlo tantas veces como sea posible. Entonces, mientras se aplica el pedal de freno, debe dejarse que el automóvil retroceda ligeramente para reposicionar los frenos antes de volver a aplicar el freno de mano. Esto ayudará a evitar adherencias.
     
  6. Mantener la carrocería limpia para evitar oxidaciones. Lavar regularmente el automóvil estacionado y aplicar una capa de cera posteriormente mantendrá la pintura a salvo de daños. Esto puede no parecer importante ahora, pero los rasguños en la pintura dejan el metal expuesto y se corroerá u oxidará. La luz solar directa puede hacer que los embellecedores y la tapicería se decoloren y, en casos de exposición prolongada, el plástico se romperá. Si el automóvil está estacionado en el exterior, es recomendable usar una funda de automóvil de calidad para proteger no solo su pintura, sino también el interior y los embellecedores de plástico. Si no se dispone de funda o no se puede estacionar en un área con sombra, deben mantenerse los limpiaparabrisas alejados del parabrisas siempre que sea posible. Esto ayudará a evitar que la cuchilla se seque y que deba reemplazarse.
     
  7. Y el interior limpio para proteger el sistema de aire acondicionado. Antes de dejar el automóvil estacionado, hay que asegurarse de limpiar el interior de cualquier residuo o resto de comida que puedan enmohecer o atraer roedores e insectos. Es recomendable encender el aire acondicionado periódicamente para evitar que las placas del compresor se oxiden y que los manguitos y los dispositivos de expansión se sequen por falta de uso. Conectar el aire acondicionado a la máxima potencia y dejarlo durante 5 o 10 minutos también ayuda a eliminar cualquier bacteria atravesado el filtro. Antes de retomar la actividad habitual del vehículo, debe considerarse cambiar el filtro de aire del habitáculo si se dispone de uno. Este filtro, a menudo ubicado detrás de la guantera, limpia el aire que entra al sistema de ventilación de su vehículo. Puede considerarse como la “mascarilla” del sistema de calefacción/AC. Debe consultarse el manual del fabricante del vehículo para saber cuál es el plazo de reemplazo recomendado.
     
  8. Mantener el vehículo conduciéndolo. La mejor solución para mantener el vehículo durante los periodos vacacionales o de inactividad es conducirlo siempre que sea posible. Arrancar el vehículo y dejarlo al ralentí, a temperatura operativa, hará circular aceite del motor y asegurará que el sistema esté lubricado. Pero al conducir durante al menos 20 minutos una vez por semana, se carga la batería, se movilizan los neumáticos, se activa el aire acondicionado y se elimina el óxido de la superficie de los discos. De este modo, al volver a la rutina diaria, estos consejos de mantenimiento preventivo habrán ayudado a mantener su vehículo seguro y en orden.