Continental ha presentado sus resultados financieros tras cerrar su año fiscal 2020. Según cifras preliminares, la facturación de la empresa en el DAX (la bolsa alemana) fue de 37.700 millones de euros (44.500 millones en 2019), mientras que el margen EBIT ajustado fue del 3,5% (7,3% en 2019). Estos datos, que se producen en un contexto marcado por la incertidumbre, se corresponden con un resultado operativo ajustado de 1.300 millones de euros (3.200 millones en 2019).

La compañía ha mitigado el impacto económico de la pandemia con un exhaustivo control de gastos y, como resultado, el flujo de efectivo disponible antes de las adquisiciones y los efectos de la transformación de la división Powertrain en una entidad jurídica independiente ascendió a 1.100 millones de euros (1.300 millones en 2019). De cara a 2021, la empresa espera que aumente la producción de automóviles entre un 9% y un 12%, si bien el nivel récord de producción mundial de automóviles registrado en 2017 no se alcanzará antes de 2025.

Por otro lado, y a pesar de la pandemia del Covid-19, Continental ha mantenido sus gastos de investigación y desarrollo (netos) en 3.400 millones de euros, el mismo nivel que en el año anterior. Además, sus tres pilares estratégicos ponen el foco en reforzar el rendimiento operativo, diferenciar su portfolio y convertir el cambio hacia una movilidad más sostenible y conectada en una oportunidad.

Continental, que celebra en 2021 su 150º Aniversario, ha destacado su determinación de transformarse en una empresa tecnológica global de soluciones conectadas centrada en la movilidad, potenciando las áreas de digitalización, software y tecnología de sensores. Durante 2020, la compañía centró sus esfuerzos en mejorar su desarrollo tecnológico y llevar a las calles una movilidad segura, conectada y sostenible en millones de vehículos. La compañía lanzó más de 800 series de producción en todo el mundo y suministró más de 1.400 millones de componentes y sistemas solo en el sector de Automotive Technologies.

El compromiso de la empresa con la inversión y el desarrollo tecnológico se traduce en unos neumáticos conectados con sistemas de sensores, datos telemétricos, algoritmos y la nube, lo que supone un paso más en la monitorización de los neumáticos. Según Continental, en el futuro, el mantenimiento preventivo de los neumáticos será posible gracias a soluciones digitales e inteligentes. En cifras, la compañía vendió casi 130 millones de neumáticos para turismo y camión en todo el mundo en 2020. Además, el negocio de servicios de ContiTech se está ampliando y digitalizando, como es el caso de los sistemas de cinturones, que se ampliaron para incluir un servicio de inspección centrado en drones que utiliza algoritmos basados en la inteligencia artificial.

En este sentido, las previsiones de Continental apuntan a que Rubber Technologies (que se compone de las divisiones de Neumáticos y ContiTech) alcanzará en 2021 entre 16.500 y 17.500 millones de euros en ventas, con un margen EBIT ajustado de entre el 11,5% y el 12,5%. La compañía resalta también su apuesta por el liderazgo tecnológico mundial en lo que respecta a la conducción asistida y automatizada, y destaca su contribución a una movilidad más sostenible.