El índice de Economía y Sociedad Digital (DESI) de la Comisión Europea sitúa a España en la undécima posición en materia de digitalización. Sin embargo, un informe de eAPyme, sobre el Estado de la transformación digital en pymes y autónomos, apunta a que en todos los sectores existe una idea generalizada sobre la dificultad para descubrir sus necesidades tecnológicas.

“Esto no debería ser así”, según indica CSS en su blog, “ya que las empresas, independientemente del tamaño, tienen la posibilidad de ponerse en manos de partners que les ayuden en ese proceso de forma rápida, sencilla y adecuada a sus necesidades”.

Digitalizarse es apoyarse en las nuevas tecnologías para incluir nuevas formas de trabajar de manera más eficiente y con menos esfuerzos. Muchas pequeñas y medianas empresas no saben por dónde empezar, qué objetivos marcarse o cómo poner en marcha los nuevos sistemas. Todo plan de digitalización debe comenzar por tres aspectos: objetivos, el plan para comenzar el proceso y las tecnologías a introducir.

Los principales objetivos que debe fijarse el taller a la hora de embarcarse en su digitalización deberían ser los siguientes:

  • Mejorar las ventas y la relación con los clientes ha de ser uno de los principales objetivos en cualquier empresa. La digitalización es clave en este sentido. Incorporar canales de atención para poder atender a las demandas y poder responder a los clientes a través de todos los canales posibles se ha convertido en una necesidad. Además del teléfono, hoy día hay que estar presente en redes sociales, disponer de web, WhatsApp,... También hay que invertir en dar a conocer el negocio a través de técnicas y herramientas de marketing online.
  • Mejorar la productividad es sinónimo de ser más eficientes. La incorporación de aplicaciones que faciliten y mejoren la gestión ayuda a que una empresa sea más eficiente y productiva. Esto se traduce en atraer nuevos clientes, fidelizar a los actuales y poder dar un mejor y más rápido servicio.
  • Ahorrar y tener un control completo de todas las áreas del negocio es también un objetivo a perseguir por cualquier empresa, también de reparación de vehículos. Para ello, la opción que mejor se puede adaptar a sus necesidades es adoptar tecnologías en la nube (cloud computing), que presenta como ventajas la reducción de costes, de hasta el 70%, o la posibilidad de ajustar los gastos a sus necesidades.