Según un informe de la consultora McKinsey, en el año 2030 los coches conectados podrían generar un negocio cercano a los 672.000 millones de euros. Y es que, según destaca Connection Soft Service (CSS) en su blog, el 'Big Data' se encuentra entre los servicios TIC más avanzados, aportando información útil para la gestión y estrategia de negocio de las empresas.

Pero en el ámbito del taller, la gran mayoría de talleres en España son microempresas o empresas de menos de diez trabajadores, y en ellos apenas el 2,4% realizó análisis de tipo 'Big Data', según el informe anual La Sociedad en Red 2017 (edición de 2018) elaborado por el equipo del ONTSI (Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información). Este porcentaje es mayor entre aquellas microempresas de más de tres empleados, el 3,6%, correspondiendo el 2% a las de menos de tres.

Entre sectores también se detectan diferencias en la realización de análisis de tipo 'Big Data', destacando el sector de “información y comunicaciones”, donde lo realizaron el 8,2% de las microempresas, siendo “actividades inmobiliarias, administrativas y servicios auxiliares” (0,8%) donde menos penetración tiene. Los negocios de venta y reparación de vehículos también se encuentran a la cola, ya que apenas el 1,4% de las microempresas de este sector realizaron este tipo de análisis, sólo por delante de inmobiliarias y de la construcción.

Entre las microempresas que recurrieron al 'Big Data', los análisis más populares fueron los ejecutados sobre datos procedentes de geolocalización (63,9%), seguidos por los generados por medios sociales (48,4%). Los análisis de datos propios de la empresa, con sensores o dispositivos inteligentes, está presente entre el 17,5%, correspondiendo el 20,2% a otras fuentes de 'Big Data'.

“¿Y en qué me puede ayudar el 'Big Data'?”, se preguntan desde CSS. La experiencia de cliente debería empezar, por ejemplo, con la recopilación de sus datos y su posterior análisis para convertirlos en información válida no sólo sobre las personas, sino también sobre sus comportamientos y expectativas.

“No tenemos que dejarnos cegar por grandes volúmenes de datos, no tan a mano del taller de reparación”, indican desde la empresa. “Hablemos con los clientes, entendámosles; lo inmedible juega un papel fundamental. Esta información, o 'Small Data', está impulsada por la experiencia del cliente y se preocupa por las causas, por las razones detrás de las cosas; el 'Big Data' tiene que ver más con el análisis del pasado”.

Sin embargo, los datos, tanto 'Small Data' como 'Big Data', hay que considerarlos como una forma de capital, según CSS. “Tenemos que transformarlos en información y esa información en toma de decisiones. Hacer que todo punto de contacto del cliente con nuestra empresa sea mejor, más rápido y más eficiente. Implantar nuevos indicadores (KPI) que nos aporten trazabilidad sobre el ‘viaje’ que realizan nuestros clientes a lo largo de su relación con nuestro taller”.