Delphi Automotive y Mobileye realizaron un recorrido de conducción autónoma con una ruta combinada por ciudad y autopista en Las Vegas con motivo de la feria CES 2017. En este trayecto de 10,14 kilómetros, se presentó el sistema de conducción autónoma con detección, localización y planificación centralizadas (CSLP) de Delphi y Mobileye, que estará listo para su producción en 2019.

El CSLP es la primera solución de conducción autónoma totalmente integrada y lista para funcionar que cuenta con un sistema de percepción y una plataforma de cálculo. Para el año 2019, el sistema contará con numerosas tecnologías avanzadas, entre otras:

  • Localización y capacidad de mapeo. Garantiza que el vehículo conoce su ubicación con 10 cm. de margen, incluso sin conectividad del GPS.
  • Detección de espacio libre. Ayuda al coche a circular por carriles con divisiones complejas o por zonas que carecen de marcas de carril.
  • Sensores de peatones de 360 grados.
  • Detección de vehículos en 3D. Localiza vehículos en cualquier ángulo y puede detectar vehículos parcialmente visibles identificando su forma, así como determinar, por la posición del volante, si un coche está detenido o estacionado, además de detectar a los vehículos que realizan un giro lateral.
  • Planificación de ruta y movimiento. Permite que el comportamiento del coche durante la conducción se asemeje más al de los seres humanos y que elija la mejor ruta.

Igualmente, los equipos de ambas empresas continúan desarrollando la próxima generación de tecnología de fusión de sensores, así como unos “principios de conducción” similares a los humanos. En este módulo se combinan el modelado del comportamiento en la conducción de Ottomatika y el aprendizaje por refuerzo profundo de Mobileye, cuyo objetivo es ofrecer las capacidades de conducción necesarias para interactuar con otros conductores y peatones en situaciones urbanas complejas.

Por otro lado, Delphi presentó en la feria CES 2017 otras tecnologías avanzadas, como las soluciones semihíbridas de 48 voltios (para motores diésel o de gasolina), la pantalla multicapa MLD perfeccionada o la tecnología V2V (vehículo a vehículo) que permite que los coches se comuniquen entre sí. Este sistema se lanzará en 2017 en el Cadillac CTS y contará con avisos al conductor para mejorar las tecnologías de seguridad activa ya disponibles. Como novedad este año, las aplicaciones V2I (vehículo a infraestructura) mostraron cómo pueden comunicarse los coches con la infraestructura que los rodea, por ejemplo, con los semáforos y las señales de tráfico.

Asimismo, la compañía dio a conocer una plataforma de cálculo que integra múltiples pantallas y consolida varios dominios, como el infoentretenimiento, el panel y la seguridad funcional. Por su parte, el controlador de dominio centralizado con arquitectura para sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS) por satélite permite habilitar unos sensores un 70% más pequeños, mientras que las arquitecturas de vehículos con ancho de banda sirven para que los fabricantes de equipo original puedan sustituir y mejorar los sistemas, anticipándose a las ofertas a usuarios mediante actualizaciones inalámbricas (OTA).