La tecnología de suspensión semiactiva variable continua (CVSAe, por sus siglas en inglés) de DRiV se presentará en el Toyota GR Supra 2020, que estará disponible para su venta en la primavera de 2019.

Basada en un diseño de triple tubo, la tecnología de suspensión CVSAe detecta de forma continua las condiciones de la carretera y de la conducción y ajusta de forma independiente cada amortiguador en tiempo real para obtener un rendimiento superior de la suspensión. Cada amortiguador cuenta con una válvula electrónica CES8700 de Öhlins (una compañía DRiV) montada externamente, que se conecta a una unidad de control electrónico central (ECU) que puede reajustar la amortiguación cada 10 milisegundos para lograr una comodidad de conducción y un control óptimos.

“La tecnología CVSAe es una solución probada y de vanguardia diseñada para garantizar al máximo la comodidad y el disfrute al volante de los conductores”, explica Neville Rudd, vicepresidente senior y director general de amortiguadores originales y puntales de DRiV. “Esta solución avanzada está diseñada para lograr el equilibrio óptimo entre rendimiento, comodidad y control, ayudando a los fabricantes de equipos originales a diferenciar las características de conducción y manejo de los vehículos en un mercado cada vez más competitivo”.

DRiV, especialista en sistemas avanzados de Ride Performance para aplicaciones de equipos originales, produce sistemas de suspensión CVSAe en su planta de fabricación de Ermua (Vizcaya). CVSAe forma parte de la gama de suspensiones inteligentes Monroe, que incluye soluciones de suspensión selectiva (modo dual), soluciones semiactivas con válvula externa (CVSAe) y con dos válvulas independientes (CVSA2). La gama también incluye Kinetic para el control de inclinación y balanceo.