Uno de los retos que afronta la automoción es la digitalización y los cambios en el modelo de compra y venta de coches. Así lo destaca Roland Schell, presidente de Mercedes-Benz España, en una entrevista concedida al periódico El Mundo, en la que destaca cómo “la rentabilidad de los concesionarios españoles de Mercedes es más elevada que los de Alemania, Francia o Italia”, entre otras cosas, “gracias a un buen servicio posventa, ya que la mayoría de nuestros clientes van a un servicio oficial para el mantenimiento de su vehículo”.

En cuanto al mercado, su reto para 2018 “no es adelantar a Audi”, que lidera el mercado español premium desde hace 24 años, pero Schell afirma que "en 2019 podría ser factible" el sorpasso. Mercedes-Benz España planea crecer un 10% más este año hasta 57.000 unidades, por encima del mercado, que lo hará al 4% hasta 1,3 millones de unidades.

En sus declaraciones a El Mundo, el presidente también hace hincapié en la antigüedad del parque español, de doce años, y en la necesidad de que el Gobierno elabore un plan estratégico que también “apoye los coches más eficientes con menores impuestos cambiando la fiscalidad”. Schell reconoce que el vehículo eléctrico es “poco atractivo” para el cliente porque es caro. Si fuera unos 6.000 euros más barato, aumentarían las ventas. Para dicha reducción es necesario que la Administración apoye al eléctrico, además de favorecer la implementación de puntos de recarga.