El tiempo voluble mantuvo unos niveles altos de suspense justo hasta el inicio de la nueva temporada de la VLN. Durante la víspera del 1 de abril, el circuito de Nürburgring llegó a acumular hasta 20 centímetros de nieve fresca, que volvió a aparecer en el circuito, convirtiéndolo en algo parecido a una gigantesca pista de esquí.

Pero afortunadamente para los equipos, el esplendor blanco no aguantó el aumento de las temperaturas y la mayor parte se derritió de nuevo. Por lo tanto, el día de la carrera el clima era casi perfecto.

Sin embargo, una densa niebla hizo que la carrera se retrasara poco más de media hora. En la primera tanda, Stephan Köhler fue el elegido para conducir el Ferrari 458 del equipo RaciNGK.

Partiendo desde la pole position en la clase SP8, dejó perfectamente claro desde el primer momento que no había perdido su magia durante las vacaciones de invierno. Con tiempos de 08:50 mantuvo una buena ventaja de alrededor de un minuto sobre el segundo coche SP8 hasta la primera parada en boxes.

Per Baar, portavoz del equipo RaciNGK manifestó su satisfacción en este excelente inicio de temporada. “La primera carrera desprende siempre una emoción especial, y como era de esperar, hemos visto un gran número de vehículos extremadamente rápidos en las clases altas”.