El Grupo Volkswagen está probando el aparcamiento autónomo en el parking del aeropuerto de Hamburgo (Alemania): con un mapa del aparcamiento como base, vehículos de Volkswagen, Audi y Porsche exploran y se dirigen por su cuenta hasta una plaza para estacionar. Está previsto que la función esté disponible para los primeros clientes en algunos aparcamientos de varias plantas a primeros de 2020.

En la primera fase, será posible usar el aparcamiento autónomo en algunos parkings de varias plantas con un flujo de tráfico exclusivo; por ejemplo, en áreas del parking no accesibles para las personas. Antes de empezar a operar en zonas de tráfico exclusivo, se realizarán tests exhaustivos del sistema de aparcamiento autónomo: la compañía está realizando y analizando miles de maniobras de aparcamiento en diferentes sitios alrededor del mundo. Paralelamente, se están llevando a cabo comprobaciones del sistema a través de simulaciones.

La siguiente fase será el funcionamiento en tráfico mixto; es decir, con vehículos aparcando y circulando de forma autónoma en las mismas áreas del parking que los vehículos con conductor. El objetivo es tener vehículos aparcando de forma autónoma en todos los parkings, incluyendo los públicos.

Los vehículos con la función de aparcamiento autónomo estarán todos equipados con un sistema de reconocimiento activo del entorno. Esto permite reconocer objetos y reaccionar acorde con ello, ya sea sorteándolos, frenando o parando completamente. Para ello, los vehículos están equipados con un sistema de sensores que incluye, por ejemplo, ultrasonido, radar y cámaras. La información es procesada por una unidad central de control en el coche.

En el parking de varias plantas, el vehículo usa la información del mapa para circular por su cuenta hasta una plaza libre. Simples marcas pictóricas situadas en el parking proporcionan la orientación a los vehículos.