Durante la “Operación Semana Santa”, la Dirección General de Tráfico llevará un mayor control de los vehículos en las vías de circulación con el objetivo de que todos los coches cumplan con la normativa de seguridad y circulación vial. Además del aumento de controles de drogas y alcoholemia en las carreteras, la DGT instalará nuevos controles de velocidad móviles en diferentes puntos de la red española, como son las vías con mayor índice de siniestralidad y carreteras convencionales de doble sentido.

Desde Midas aconsejan revisar de forma completa el coche antes de salir estas vacaciones. Vigilar el estado y la presión de los neumáticos, el sistema de frenado o controlar el líquido refrigerante del vehículo son algunos de los aspectos fundamentales para viajar tranquilo en familia esta Semana Santa. El mantenimiento preventivo anual, un correcto nivel de aceite y filtros en buen estado son algunas de las claves para mantener la seguridad en los desplazamientos largos.

- Neumáticos. El estado de los neumáticos del coche y la medida de la presión antes de iniciar el trayecto son dos de los elementos de seguridad más importantes del vehículo. La medición de la presión se debe realizar periódicamente y sustituir los neumáticos cuando la profundidad del dibujo de la goma sea inferior a 1,6 milímetros o sufra deformaciones, golpes o desgaste irregular. Una mala alineación de las ruedas afecta al desgaste de los neumáticos y a otros elementos de la dirección y la suspensión del coche. Revisar los elementos de suspensión cada 20.000 kilómetros.

- Líquido refrigerante. Es otro de los elementos que conviene revisar antes de los viajes y especialmente con el cambio de temperaturas que pueden empezar a darse en algunos puntos de España durante este periodo vacacional. Con el objetivo de evitar sustos en la carretera por un calentamiento del motor del coche, hay que controlar, antes del inicio del viaje, el nivel del líquido refrigerante y su estado de conservación. Si no está en buen estado, será necesario cambiarlo.

- Sistema de frenado. Es recomendable controlar el estado de las pastillas de freno cada 10.000 kilómetros. Se pueden detectar posibles fallos en los frenos del vehículo y los signos más habituales son: variación de la trayectoria al frenar, cambios en el recorrido del pedal, falta de potencia y precisión al realizar la maniobra de frenado o encendido del testigo de frenos. Los discos de freno deben comprobarse cada vez que se cambien las pastillas y sustituirse cuando el disco esté ovalado, oxidado, arañado, presente un reborde o el espesor sea inferior al límite establecido por el fabricante. Periódicamente, debe comprobarse el líquido de frenos y sustituirlo cuando la temperatura de ebullición sea inferior a la establecida.

Midas recomienda a todos los conductores que no dejen para lo última la revisión de su coche. Es conveniente si se va a viajar en Semana Santa que se aprovechen las semanas previas para visitar un centro especializado en el mantenimiento del coche. De esta forma, se evitarán sustos e imprevistos en las carreteras. Mantener los límites de velocidad establecidos, ser responsable al volante y tolerante con los demás conductores son otras de las premisas fundamentales en la conducción durante estos días.