El nuevo concesionario de Infiniti en Baleares abrió sus puertas la semana pasada, aprovechando la presentación de las instalaciones del Grupo OK en el Polígono de Son Castelló.

Se trata de unas instalaciones espectaculares que se asemejan a una galería de arte y que ocupan una superficie de 400 m2 para exposición para albergar toda la gama de vehículos que a día de hoy la marca nipona comercializa en nuestro país.

 

Jorge Belzunce, consejero delegado de Infiniti España y responsable de la marca en el mercado europeo, acompañaron a Othman Ktiri, propietario del concesionario, y a Guillermo Pedrol, gerente, en la presentación oficial ante la prensa.

Belzunce destacó el importante crecimiento que está experimentando la marca en nuestro país en este último año, gracias al incremento de la red en toda España y a la llegada de nuevos productos, especialmente el Q50, pero sobre todo las perspectivas para el futuro, con la inminente incorporación del QX 30, un crossover mediano que les deberá permitir doblar ventas en los próximos años, según sus previsiones.

Ktiri, por su parte, también se mostró muy ilusionado con esta nueva etapa como concesionario Infiniti, resaltando la exclusividad de sus modelos y el trato muy personalizado que podrán ofrecer a sus clientes como dos de los detalles que caracterizarán al nuevo centro de la firma japonesa en las Islas.