Federal-Mogul Powertrain, división de Federal-Mogul Holdings Corporation, acaba de añadir a su gama de cojinetes auto-lubricados el G-290, un nuevo material de pared fina para Glycodur.

 

Este material ofrece mejores resistencia al desgaste y capacidad de carga para aplicaciones con un mínimo espacio de instalación en áreas como asientos de automóviles y bisagras de puertas, capós, puertas de maletero y techos solares.

Con apenas 0,5 mm. de grosor, el G-290 proporciona una solución premium para aquellas aplicaciones en las que los cojinetes rígidos convencionales (de más de 0,7 mm.) son demasiado gruesos y los cojinetes finos de mallas son demasiado flexibles para permitir el prensado y el ensamblaje automatizado.

"Nos hemos anticipado a la demanda del sector para desarrollar un material de cojinete de pared delgada con alto rendimiento para cumplir con los crecientes requisitos en cuanto a las propiedades de materiales en ensamblajes abarrotados", indica Gian Maria Olivetti, Vicepresidente y Director Técnico de Federal-Mogul Powertrain.

En palabra del dirigente, han sido capaces de suministrar la solución óptima gracias a una combinación de nuestra experiencia en materiales avanzados y una tecnología de procesos de precisión. "Al lanzar este producto rígido de pared fina, podemos decir que Federal-Mogul Powertrain dispone ahora de la cartera más completa de cojinetes y rodamientos autolubricados del sector", apunta acto seguido.

Los productos Glycodur anteriores se basaban en un respaldo de acero con capa de bronce-estaño sinterizado que soportaba la superficie de rodadura de polímero. La nueva gama de pared fina presenta una mezcla de resina impregnada directamente sobre una malla de acero inoxidable expandida utilizando un proceso patentado, brindando una solución de gran rendimiento altamente rentable que no requiere chapado para conseguir una resistencia a la corrosión en entornos exigentes y condiciones externas extremas.

Achim Adam, director de desarrollo de material, polímeros y superficies de Federal-Mogul Powertrain, expone que el G-290 no solo supera los retos de fabricación de crear un producto fino pero rígido, sino que también sobrepasa al resto de materiales probados.

Por ello, prosigue, "bajo condiciones estándar, ha conseguido el doble de capacidad de carga que un material con un respaldo convencional de acero-bronce y sólo la mitad de ratio de desgaste con respecto al material con malla de bronce habitual con el mismo grosor".