El conocido como 'Project Titan' de Apple ha sido cancelado después de que la compañía haya recortado cientos de puestos de trabajo del equipo dedicado al diseño y elaboración del vehículo, según información de fuentes de la entidad a la agencia Bloomberg, recogidas por medios de comunicación de todo el mundo. Centenares de trabajadores, de los aproximadamente 1.000 que componían la sección, han abandonado el departamento, ya sea para ser reubicados en nuevas secciones de la empresa o para irse directamente de la empresa.

Apple se centrará ahora en desarrollar la tecnología de conducción autónoma para asociarse con algún fabricante de automóviles en un futuro, indica la información de Blooberg. Sin embargo, el gigante informático ha concedido un plazo de tiempo con fecha límite para lograr dicha tecnología, con lo que tampoco se pueden descartar los dos años de trabajo desarrollado por Apple en el Proyecto Titan, nacido en 2014.

El principal problema ha venido de los conflictos en la dirección a la hora de dar un rumbo determinado al proyecto, calificado como un “fracaso increíble de liderazgo” por la fuente de Bloomberg. El cambio de rumbo comenzó a gestarse con la llegada de Bob Mansfield al puesto de director del proyecto, quien consideró que la empresa se debía centrar en la creación de una nueva tecnología de conducción autónoma que fuese puntera y no en la fabricación del coche. Una decisión que sembró la desconfianza en los trabajadores y los ingenieros, lo que provocó las salidas de trabajadores entre los meses de agosto y septiembre.

Igualmente, Apple ha tenido que sortear las dificultades para encontrar suministro de piezas de automoción, ya que los fabricantes se han mostrado reticentes a la hora de aportar materiales a la empresa para un producto del cual preveían una reducida producción.