Ford ha utilizado 'big data' para identificar los lugares más beneficiosos para localizar nuevos puntos de carga rápida. Los científicos de datos de la compañía han desarrollado un algoritmo, basado en datos extraídos partir de más de un millón de kilómetros de conducción, que incluye dónde se detuvieron los vehículos, para identificar los lugares que podrían ayudar a los conductores a integrar la carga dentro de sus rutinas de conducción, en lugar de realizar recorridos específicos a lugares fuera de ruta.

Como parte de su amplio informe Ford City Data Solutions, publicado en diciembre de 2018, Ford equipó 160 furgonetas conectadas con un sencillo dispositivo enchufable para registrar datos de sus trayectos. Con el consentimiento de los participantes, esto generó más de 500 millones de puntos de datos de más de 15.000 días de uso del vehículo, que fueron enviados a la nube para su análisis.

Fue a partir de estos datos, recogidos durante un periodo de ocho meses en Londres, cuando el equipo de Global Data Insight and Analytics de Ford pudo identificar dónde serían más útiles los puntos de carga para una flota. Aunque los vehículos de las pruebas no eran eléctricos, fue posible entender su funcionamiento y prever su capacidad para acceder a los puntos de carga como si lo fueran.

Al ver los desplazamientos de los vehículos, dónde se detienen y durante cuánto tiempo, pueden identificar formas de integrar la carga en los trayectos habituales, especialmente para empresas cuyos conductores pueden realizar múltiples paradas, por ejemplo, compañías de reparto. Es un enfoque que Ford prevé que podría extenderse a otras ciudades, utilizando datos procedentes de vehículos conectados, y permitir que estas planifiquen más eficazmente cómo invertir su presupuesto de infraestructuras.

Las estaciones de carga rápida pueden proporcionar hasta un 80% de carga de batería en un plazo de entre 30 y 40 minutos. Actualmente hay más de un millón de coches eléctricos en Europa y se espera que, en todo el mundo, los vehículos eléctricos representen la mayoría de las ventas de coches nuevos y un tercio de todas las flotas para el año 2040. Pero ya existe la preocupación de que haya un déficit en la provisión de puntos de carga.