En 2018, Geely lanzará en Europa y en Estados Unidos su nueva marca Lynk & Co, a los que seguirá China donde empezará su comercialización. Según informa la web de Faconauto, la novedad de esta apuesta, siguiendo los pasos de Tesla, es que se venderán online y en sus propios puntos de venta, es decir, no contarán con concesionarios como las marcas “tradicionales”.

Para Geely, el coste de distribución supone el 25% del total del vehículo, por lo que, al ahorrarse ese tanto por ciento, promete “ahorros significativos” para los clientes.

El coche se fabricará en Suecia, usando la plataforma que Geely ya utiliza para el Volvo XC4O, marca que adquirió en 2010. Tendrá versión híbrida, híbrida enchufable y eléctrica. La conectividad corre a cargo de Ericsson, al tiempo que “explora rutas exclusivas para comercializar con Alibaba y Microsoft”.

En cuanto a su servicio posventa, Alain Visser, vicepresidente de Marketing de Geely, ha confirmado que se elegirán partners que también gestionarán los vehículos usados. La propia red de Volvo podría ocuparse de estos trabajos.