Por prestaciones, impacto sobre el medio ambiente y economía de uso, la electrificación ha venido para quedarse y, con ella, una auténtica sopa de letras de siglas como LEV, HEV, BEV, FCEV o PHEV. La última de ellas, PHEV, identifica a los vehículos híbridos enchufables (Plug-In Hybrid Vehicles en inglés), un tipo de automóvil que, según explica Groupe PSA, combina las bajas emisiones y el placer de conducir de la tecnología eléctrica con la autonomía del motor de gasolina.

El elemento que distingue a estos vehículos de los híbridos convencionales que compiten actualmente en el mercado español es la importancia de su cadena de tracción eléctrica. En un híbrido clásico (HEV), la función de la batería de propulsión eléctrica es reducir el consumo del motor térmico y darle potencia suplementaria, además de poder recorrer unos pocos kilómetros en modo “cero emisiones”. La carga de la batería, con una potencia que suele estar alrededor de los 1,5 kWh, sólo se realiza por medio de la frenada regenerativa.

En cambio, en un híbrido enchufable, la propulsión eléctrica asume un protagonismo prácticamente igual al del motor térmico. Su batería tiene una capacidad mucho mayor que la de los otros híbridos: en los modelos de Groupe PSA oscila entre los 11,8 y los 13,2 kWh y, además de regenerarse mediante la frenada, puede cargar energía a través de la red eléctrica , de ahí lo de “enchufables”. Todo esto permite que los vehículos PHEV superen los 50 km de autonomía “cero emisiones”, más que suficientes para disfrutar de las ventajas de la etiqueta “Cero” de la DGT.

La otra gran ventaja de estos vehículos para PSA es la económica. La autonomía de los PHEV hace viable circular exclusivamente en modo eléctrico en el día a día, lo que supone un coste de 1 euro cada 100 Km, frente a los 6 ó 7 euros que cuesta recorrer esa misma distancia al volante de un híbrido no enchufable.

Respecto a la carga de la batería, se puede realizar en menos de dos horas con un punto de carga de 7,4 Kw, disponible en las redes comerciales de las distintas marcas de Groupe PSA. En un enchufe convencional, se puede realizar en 7 horas y 30 minutos, pudiendo aprovechar, por ejemplo, el tiempo en el que el coche está aparcado durante la noche.

Siguiendo la ofensiva de electrificación de Groupe PSA, cuyo objetivo es tener el 100% de su gama electrificada en 2025, todas las marcas del Grupo comercializan ya en España, al menos, un modelo híbrido enchufable. La gama Peugeot cuenta con versiones híbridas enchufables del SUV Peugeot 3008, una de ellas, la Hybrid4, de la berlina Peugeot 508 y del shooting brake Peugeot 508 SW. Por su parte, Citroën dispone del SUV Citroën C5 Aircross Hybrid, mientras que DS Automobiles incorpora dos versiones del DS 7 Crossback E-TENSE. En cuanto a Opel, el SUV Grandland X incluye dos versiones Hybrid e Hybrid4.