Tras la aprobación del Consejo de Administración, Luca de Meo, director general del Grupo Renault, ha presentado “Renaulution”, un nuevo plan estratégico que pretende reorientar la estrategia del Grupo Renault de la carrera por el volumen hacia la creación de valor. Este plan estratégico está estructurado en tres fases lanzadas en paralelo:

  1. Fase “Resurrección”: se extenderá hasta 2023 y se concentrará en recuperar el margen y generar liquidez.
  2. Fase “Renovación”: continuará hasta 2025 y dará lugar a la renovación y el enriquecimiento de las gamas, contribuyendo a la rentabilidad de las marcas,
  3. Fase “Revolución”: comenzará en 2025 y hará bascular el modelo económico del Grupo hacia la tecnología, la energía y la movilidad, convirtiendo al Grupo Renault en pionero en la cadena de valor de las nuevas movilidades.

El plan "Renaulution" permitirá restablecer la competitividad del Grupo Renault yendo más allá del plan 2022, mejorando la eficiencia de la ingeniería y la producción, para reducir los costes fijos y mejorar los costes variables en todo el mundo; aprovechando las fortalezas industriales actuales del Grupo y su posicionamiento eléctrico en Europa; apoyándose en la Alianza para aumentar la fuerza de ataque en términos de productos, actividades y tecnologías; acelerando los servicios de movilidad, los dedicados a la energía y los relacionados con los datos; y mejorando la rentabilidad a través de cuatro unidades de negocio diferenciadas, basadas en marcas plenamente responsables, enfocadas a clientes y mercados.

De acuerdo con esta organización impulsada por el valor, la empresa ya no medirá su rendimiento a través de la participación de cuotas de mercados y ventas, sino a través de la rentabilidad, la generación de liquidez y la eficiencia de las inversiones. En el horizonte 2023, el Grupo tiene como objetivo lograr más del 3% del margen operacional, alrededor de 3.000 millones de 'free cash flow' operacional del Automóvil acumulado (2021-23), y reducir las inversiones y gastos en I+D en alrededor del 8% de la cifra de negocios.

En el horizonte 2025, el Grupo tiene como objetivo un margen operacional del Grupo de al menos el 5%, alrededor de 6.000 millones de euros de 'free cash flow' operacional del Automóvil acumulado2 (2021-25), y un aumento en el ROCE de al menos 15 puntos en comparación con 2019.

El plan "Renaulution" garantizará una rentabilidad sostenible para el Grupo respetando su compromiso con la neutralidad de carbono en Europa para 2050. En palabras de Luca de Meo, “pasaremos de ser una empresa automovilística que utiliza tecnología a ser una empresa de tecnología que utiliza automóviles, donde al menos el 20% de los ingresos provendrán de servicios de datos y comercio de energía para 2030”.