En esta nueva entrega del canal de YouTube “GT Motive Adictos”, GT Motive, da a conocer una serie de hábitos que pueden ser perjudiciales para el vehículo, ya que podrían acortar su vida útil o derivar en averías graves, por ejemplo si se descuidan los correspondientes mantenimientos.

En este vídeo, GT Motive muestra, por tanto, cómo pueden afectar esos malos hábitos a la salud del vehículo:

1. Retrasar el mantenimiento del vehículo. Un correcto mantenimiento contribuirá a que el vehículo dure más años. Por el contrario, retrasarlo puede dar lugar a que los líquidos no tengan el nivel adecuado o que los filtros contengan partículas dañinas, entre otras consecuencias.

2. Conducir agresivamente. Además de aumentar el consumo de combustible, este tipo de conducción acelerará el deterioro del motor, la caja de cambios y el sistema de frenos, entre otros.

3. Conducir demasiado tranquilo. Conducir en marchas largas a velocidad baja de manera asidua puede llegar a dañar la transmisión del vehículo.

4. Arrancar el coche de manera brusca en frío. Realizar fuertes acelerones sin que el aceite y demás componentes hayan alcanzado la temperatura ideal puede acelerar el desgaste en el motor.

5. Abusar del embrague y apoyarse en la palanca de cambios. Al funcionar por fricción, el embrague sufre desgaste cada vez que se pisa, mientras que en la palanca de cambios, la presión continua afecta a los mecanismos internos del cambio, pudiendo provocar desgaste y holguras en los rodamientos.

6. Mover la dirección con el coche parado. Este hábito tan común hace que sufran los neumáticos, las ruedas y la suspensión.

7. Conducir con el coche en reserva. La parte del coche que se ve más perjudicada por este hábito tan generalizado es la bomba de combustible.