En el día a día de la gestión de un taller mecánico se trata con una gran variedad de residuos considerados peligrosos, como aceites minerales, absorbentes y trapos contaminados, nos recuerda en su blog GT Motive. También baterías usadas con plomo o envases contaminados que pueden ocasionar graves consecuencias si no se les somete a un tratamiento de reciclaje adecuado.

 

Durante el pasado año se incrementaron las sanciones por el tratamiento inadecuado de este tipo de residuos. Por ello adquiere especial importancia que el taller mecánico preste mayor atención al mantenimiento y a la gestión apropiada de dichos desechos, con el objetivo que se conserve un espacio limpio y adecuado para el desarrollo diario del taller.