La Jornada sobre Automóviles de ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones) ha servido para analizar la evolución del mercado asegurador a la luz del contexto económico, los efectos del nuevo baremo de Autos y las nuevas oportunidades que brindan la Inteligencia Artificial y el análisis de datos a todos los agentes implicados en la gestión de siniestros. Celebrada el pasado 25 de octubre con el patrocinio, un año más, de GT Motive, el evento volvió a ser una cita clave para entender el presente y futuro del ramo.

La jornada dio comienzo con la intervención de Juan Ramón García, economista senior de la Unidad de España de BBVA Research, quien analizó el entorno económico, presente y futuro en el que el ramo de Autos desarrolla su actividad. En este sentido, y partiendo del “crecimiento global robusto, estable y sincronizado” de la economía mundial, García incidió en los síntomas de agotamiento que la economía española comienza a manifestar y las incertidumbres que asoman en el futuro más inmediato. Entre ellas, la moderación del consumo y el fin de los estímulos transitorios vigentes en 2016. No obstante, lanzó mensajes para el optimismo del sector, como el incremento de la demanda de automóviles y el interés de los más jóvenes por el automóvil.

La primera parte de la jornada concluyó con una radiografía del seguro de autos español a cargo de Pablo Jiménez, responsable de proyectos del Área de Investigación de ICEA, constatando el ligero aumento de las primas medias, ya registrado en 2016, una estabilización en el ratio de siniestralidad y la contención del coste medio y la frecuencia. Por su parte, José Mª Escribano, director de la División de Siniestros de Plus Ultra Seguros, habló de las principales implicaciones que el nuevo Baremo ha tenido para el sector, destacando las mejoras conseguidas en la gestión y el mayor control del fraude derivado de la implantación del nuevo baremo y el sistema asimétrico de indemnizaciones que establece, entre otros aspectos.

Ya en la segunda parte se puso de manifiesto las múltiples oportunidades que la Inteligencia Artificial ofrece a los profesionales del ramo. Pablo Liñares, Director Solutions Consulting de GT Motive, demostró cómo la Inteligencia Artificial y el Data Analytics ayudan a toda la cadena de valor implicada en la gestión de un siniestro de automóvil. Liñares identificó no sólo las tendencias que se van a imponer en los modelos de comercialización y gestión en el ramo de Autos, mucho más proactivas y automatizadas, sino que demostró cómo herramientas tecnológicas concretas que ya son una realidad aportan valor en distintas etapas del proceso de gestión de un siniestro. Es el caso de la valoración de daños del vehículo, su reparación o la comunicación entre los agentes implicados en aras de una mayor transparencia en todo el proceso.

Finalmente, la Jornada de Automóviles de ICEA concluyó con una mesa redonda, en la que se vio cómo un parque envejecido, la paulatina llegada de coches electrificados y con mayor grado de autonomía y un perfil de asegurado distinto, más conectado y “social”, son algunos de los desafíos a los que las compañías de seguros han de hacer frente ayudados por la tecnología. “El cliente evoluciona y debemos pensar qué tipo de experiencia y trazabilidad queremos ofrecerle. No es solo una reflexión para el asegurador, sino también para nuestros partners que reparan el siniestro. Sólo mejorando la experiencia del cliente es posible hablar de eficiencia”, comentaba Francisco Olmedo, director de Siniestros de Direct.

Por su parte, Pablo Fernández-Miranda, director de División de gestión de siniestros de Generali AIE, subrayaba la necesidad de aportar valor al asegurado teniendo en cuenta el incremento que tendrán los costes medios de los automóviles con una mayor carga tecnológica. “Sin asegurarnos la satisfacción de nuestro cliente es imposible hablar de coste o eficiencia”, corroboraba Juan Antonio Fernández, director de Siniestros de Pelayo Mutua de Seguros. “No podemos obviar que trabajamos en un mercado maduro, que la amenaza de la inflación está ahí y que tenemos que hacer más con menos. Por eso tenemos que confiar no sólo en una tecnología flexible, sino que también nos permita compartir la información necesaria con nuestro cliente y proveedor”.

Como colofón a las intervenciones de los presentes, José Mª Castelo, Managing Director de GT Motive, destacaba algunas de las conclusiones extraídas a lo largo de toda la jornada. “Vemos que la tecnología llama a nuestras puertas. Que cada vez más el cliente apuesta por el autoservicio, y eso nos exige inmediatez y multicanalidad. Nos va a comparar con procesos habituales en su día a día en los que mediante tecnología se puede generar una experiencia de usuario excelente sin apenas contacto personal”. Además, el nuevo vehículo sensorizado influirá en el riesgo asegurado por coste y redes de reparación; una muestra de ello es que un 50% de los siniestros tienen implicado un paragolpes que si cambia su coste de la pieza y calibrado influirá en el coste medio de manera sensible.

Talleres y peritos son las manos y la cara de la compañía para los clientes. La tecnología no les va a sustituir, pero sí que va a asistirles para que tomen decisiones eficientemente y que éstas sean más consistentes. Ésta es la propuesta de GT Motive con soluciones que ya son una realidad en el día a día de muchas compañías y talleres de reparación de automóviles que apuestan por generar la mejor experiencia al usuario”.