Ante esta la situación excepcional motivada por la crisis del COVID-19, en Hella están “trabajando intensamente para gestionar correctamente los suministros de nuestras fábricas y para poder anticiparnos, en la medida de lo posible, a la situación tan cambiante que se espera los próximos días y semanas”.

Desde el primer momento, Hella dirige sus decisiones a “ofrecer la máxima protección a toda nuestra organización y sus familias”, así como a “garantizar, en la medida que sea posible, el normal funcionamiento y la plena operativa de Hella S.A. para cumplir los compromisos adquiridos con nuestros socios y clientes de España y Portugal”.

Igualmente, la compañía presta apoyo diario a través de su equipo comercial, los servicios de atención telefónica comercial y técnica, y a través de sus plataformas digitales para talleres Hella Tech World y distribuidores Hella Partner World.

Queremos ofrecerles nuestra comprensión y también nuestro soporte para trabajar juntos en estos momentos tan complicados. Confiamos que esta situación -inédita en nuestra actividad de posventa- tenga una pronta y rápida solución satisfactoria para todos”, afirma en un comunicado Ismael Carmena León, director general de Hella S.A.

No obstante, durante la vigencia del Estado de Alarma se podrán dictar nuevos decretos que modifiquen o amplíen las medidas establecidas actualmente. En tal caso, desde Hella mantendrán informados a clientes y colaboradores del desempeño de la actividad de la empresa.