Nada mejor para celebrar un aniversario que rodearse de amigos. Esto es lo que hizo Santiago Carbó, el bueno de Santi, de “Recanvis Martorell”. El lugar escogido no pudo ser más adecuado: el restaurante “Cal Miliu”, en pleno Bages.

Recordemos que Santi es un veterano del sector, al iniciar su actividad en 1.967 con una pequeña tienda de 65 m2. Sin embargo, su tesón y sapiencia vendedora le ha permitido contar actualmente con locales que suman 3.000 m2. Es, además, uno de los especialistas en vehículos clásicos más relevantes del país, con un espacio específico de 600 m2.

 

A modo de anécdota, algunos de sus muchos amigos todavía rememoraron cuando Santi, acompañado de su esposa, subía al puerto del Bruc en los días invernales para vender cadenas a los conductores que carecían de ellas.