“Ya teníamos ganas de completar una jornada sin problemas para poder demostrar nuestro verdadero ritmo de carrera”. Así se expresaba Isidre Esteve al finalizar la etapa 8 del Dakar 2019, en la que ha conseguido un 22º lugar que se convierte en su mejor resultado parcial desde que compite en coches. El piloto del Repsol Rally Team escala, además, hasta la 22ª plaza provisional de la general, en la recta final de la competición.

La etapa partía a primera hora de la mañana desde San Juan de Marcona, donde Isidre Esteve comentaba que “hoy va a ser un buen día, seguro”, justo antes de partir hacia el inicio de la especial. “Hemos marcado un fuerte ritmo desde el principio y, por fin, hemos tenido un día limpio, salvo dos pequeñas enganchadas en las dunas en las que hemos perdido muy poco tiempo, gracias al gran trabajo de Txema”, resumía Isidre Esteve a su llegada al campamento de Pisco, declaraciones recogidas por Doga, patrocinador del piloto.

dakar isidre esteve doga

La especial, dividida en dos sectores de 159 y 200 kilómetros, ha resultado menos complicada de lo que se preveía para el Repsol Rally Team, a pesar de las elevadas temperaturas que, en ocasiones, han superado los 40º C y del centenar de kilómetros de dunas. “La primera parte ha sido sobre pistas y 'fesh-fesh' y la segunda, con muchas dunas, aunque de arena más dura que otros días. No hemos tenido ningún problema de navegación y el coche va perfecto, gracias al fantástico trabajo mecánico de todo el equipo. Así da gusto correr y, si por mi fuera, lo haría todos los días”, explicaba el piloto.

Su tiempo de 5 horas, 26 minutos y 39 segundos le ha situado en 22ª posición que le permite mejorar la 23ª plaza que firmó en la 13ª etapa de 2018 y que, hasta el 16 de enero, representaba su mejor resultado en el Dakar desde que compite sobre cuatro ruedas. Además, ha finalizado como el segundo mejor español en coches, sólo superado por Nani Roma (MINI) y por delante de Carlos Sainz, vencedor de la pasada edición del Dakar.