A medida que las transmisiones automáticas se desarrollan y se vuelven más complejas, existe una necesidad de desarrollar fluidos más avanzados tecnológicamente para poder asegurar la fiabilidad del vehículo.

 

El uso del lubricante adecuado para cada vehículo es indispensable a la hora de garantizar el perfecto funcionamiento de la transmisión y su óptimo rendimiento a lo largo de su vida útil. La gama de lubricantes de primer nivel ATF de Fuchs prolongan la vida y el desempeño de la caja de cambios de tu automóvil mientras te permite ahorrar en combustible.

El aceite ATF para transmisión automática es uno de los lubricantes más complejos. Debe ser muy resistente no sólo frente a la oxidación, sino también frente a los cambios de viscosidad por las temperaturas y el uso, y poseer un punto de fricción óptimo para cada tipo de caja.

Además debe mantener todas las superficies y las válvulas limpias y libres de barniz, ayudando a reducir el desgaste, operar a altas y bajas temperaturas y mantener un rendimiento constante durante un largo tiempo de vida útil.

Fruto de la investigación y desarrollo del más alto nivel, los fluidos de alto rendimiento para transmisiones automáticas Titan de Fuchs han sido formulados para dar respuesta a las necesidades de las cajas de cambio y ejes, tanto modernos como convencionales, de vehículos de pasajeros, turismos, camiones y autobuses.

Los fluidos Fuchs superan a otros lubricantes convencionales para transmisiones automáticas, ya que su avanzada composición proporciona una óptima resistencia contra la de gradación del aceite y la formación de depósitos, brindando la mayor fiabilidad y alargando considerablemente la vida útil de la transmisión del vehículo.

Remarcar que los aceites ATF de la empresa alemana proporcionan, además, una estabilidad térmica excepcional en una amplia gama de temperaturas, contribuyen al ahorro en el consumo de combustible y permiten intervalos de cambio más amplios, lo que se traduce en una significativa reducción de gastos.