La nueva antorcha de soldadura PullMig de Fronius pesa tan solo 1,6 kg, posicionándose como la más ligera de las antorchas PushPull. No en vano, su equipo encargado de su desarrollo se ha preocupado también por conseguir un diseño muy resistente: aguanta una caída desde una altura de tres metros sin sufrir daños.

 

En este sentido, un tubo exterior de acero inoxidable y una protección contra torsión en la posición cero garantizan la máxima estabilidad del cuello antorcha rotable en 360º, incluso en caso de choques más fuertes contra la pieza de trabajo.

Gracias a los cambios realizados en el diseño, se han conseguido mejorar la evacuación y absorción de calor producido por la radiación del arco. Así, esta antorcha se enfría más rápido que los modelos anteriores, siendo posible tocar la tobera de gas sin guantes tan solo un minuto y medio después de soldar (500A).

Por otra parte, la devanadora de la nueva antorcha de soldadura PullMig es todavía más precisa, permitiendo una rápida regulación del arco de la plataforma de soldadura MIG/MAG más vanguardista de Fronius, la TPS/i. Además, el manejo de la antorcha es ahora más fácil, pues ya no es necesario abrir el compartimento para enhebrar un nuevo hilo.

El complicado proceso de sincronización de los motores de avance también es cosa del pasado, porque ahora la fuente de corriente lo realiza de forma automática. Fronius, sin duda, ha conseguido optimizar aún más los consumibles para reducir costes y simplificar los procesos de trabajo.