La planta de Johnson Controls de Burgos, especializada en la producción de baterías Varta de motor de arranque y aplicaciones en vehículos start-stop, celebró recientemente sus 40 años de historia en un acto conmemorativo al que acudieron numerosas autoridades.

La planta de Burgos emplea a cerca de 300 trabajadores y, junto a abastecer al mercado español, exporta sus baterías a fabricantes de automóviles de toda Europa, Turquía y países del norte de África.

 

Fundada en septiembre de 1974, esta fábrica se ha convertido en un referente del mercado europeo del automóvil, gracias a la producción de baterías Varta de alta calidad y las innovadoras aplicaciones para el ahorro de combustible en vehículos start-stop. Remarcar que a lo largo de estas cuatro décadas, la planta de Johnson Controls en Burgos ha producido 94 millones de baterías.

En el acto estuvo presente Juan Vicente Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León, encargado de descubrir la placa conmemorativa, además de Francisco Javier Lacalle, alcalde de Burgos, y otras autoridades locales y regionales, así como representantes de la dirección de la compañía a nivel europeo.

Eduardo Quintanal, director de la fábrica, declaró que durante estos 40 años el compromiso, el talento, la innovación y el trabajo en equipo han sido clave para el éxito de la compañía.

"Nuestro compromiso con Burgos y la región es firme y así lo demuestra nuestra historia. Mantenemos un alto nivel de inversión y generamos empleo estable, lo que contribuye al crecimiento industrial y económico de la región·, apuntó seguidamente.

Desde la apertura de la fábrica de Johnson Controls en Burgos, la apuesta de la compañía por la región ha sido sólida y constante, tanto desde el punto de vista económico como social.

Los programas de Responsabilidad Social Corporativa con los que cuenta la compañía tienen una longeva trayectoria, donde se incluyen, entre otros, iniciativas de voluntariado por parte de sus empleados, combinándolas con donaciones a proyectos sociales de la región.

La planta de Burgos es un referente en Jonhson Controls a nivel mundial en lo que a eficiencia y productividad se refiere. Muchas de las iniciativas puestas aquí en marcha se están implementando en todas las fábricas de baterías de la compañía alrededor del mundo.