El área Mobility Solutions de Bosch crecerá cerca de un 5% en 2016, muy por encima de la producción mundial de vehículos, que se espera que crezca por debajo del 2%. Gran parte del crecimiento de Bosch proviene de la tecnología para vehículos industriales, un negocio que genera una cuarta parte de sus ventas, a través de los sistemas para vehículos industriales ligeros y pesados.

Con su recién creada unidad “Commercial Vehicle and Off-Road”, la compañía alemana, que participa estos días en la feria IAA de Hannover, planea intensificar sus esfuerzos en la búsqueda de soluciones para camiones y aplicaciones off-road. Se espera que las ventas en este segmento se dupliquen en los próximos diez años, con un mayor enfoque hacia servicios y soluciones, a través de las cuales Bosch tiene como objetivo aumentar la eficiencia y la seguridad del ecosistema logístico.

Las nuevas regulaciones de emisiones han provocado un aumento en la demanda de los modernos sistemas diésel de Bosch. En 2020, la proporción de sistemas de inyección diésel common-rail en los vehículos comerciales de nueva fabricación habrá aumentado del 70% al 90%. Junto a estos desarrollos, el tratamiento de gases de escape es otra área importante de crecimiento para Bosch. Sistemas como el Denoxtronic duplicarán las ventas de la compañía a finales de la década, mientras que con la electrificación de las unidades auxiliares, como la bomba hidráulica, es posible reducir el consumo de combustible hasta en un 10%.

Por otro lado, los vehículos comerciales han empezado a implementar sistemas de asistencia como la frenada automática de emergencia y el aviso de cambio involuntario del carril, ya son obligatorios. Los investigadores de accidentes de Bosch estiman que, en su conjunto, estos sistemas serán capaces de prevenir el 90% de los accidentes causados por camiones que derivan en lesiones corporales.

La dirección es una tecnología clave en la conducción automatizada. Bosch prevé que, para 2025, la mitad de los camiones en Europa, Japón y Estados Unidos tendrán una dirección asistida eléctricamente. La compañía también estima que el llamado “platooning” o “trenes de carretera” (cuando los camiones circulan por autopista unos a la estela de otros) estará listo para su salida al mercado en 2025. En este sentido, Bosch demostrará su potencial solución en la IAA para Vehículos Comerciales 2016 presentando su estudio conceptual "Vision X".

Por otro lado, Bosch está trabajando en la preparación de los vehículos comerciales para que se conecten con su unidad de control de conectividad. Además del hardware necesario, Bosch posee su propia nube “IoT cloud”, que utiliza para implementar sus servicios inteligentes como el “Secure Truck Parking”. Desde comienzos de 2017, las empresas de logística y los propios conductores serán capaces de utilizar esta plataforma para reservar plazas seguras de aparcamiento de camiones a lo largo de las autopistas. En el próximo año, Bosch también lanzará “TraQ”, una solución que monitoriza las mercancías por medio de sensores micromecánicos integrados (MEMs).