ZF Friedrichshafen cerró el ejercicio 2016 con un aumento del 20,6% en sus ventas hasta alcanzar los 35.200 millones de euros. El margen EBIT ajustado subió un punto porcentual hasta el 6,4% (2.200 millones de euros), mientras que el EBITDA ajustado superó los 3.800 millones de euros y el flujo de caja disponible ajustado fue de 2.000 millones de euros.

En comparación con los datos proforma del año anterior, incluidas las ventas de TRW en todo 2015, las ventas aumentaron en un 2,2%. El crecimiento orgánico, sin los efectos del tipo de cambio y las actividades de compra y venta, fue del 4,2%. Por su parte, las ventas de automoción de ZF aumentaron de forma moderada en 2016, especialmente en lo que respecta a las transmisiones automáticas para turismos y la tecnología de seguridad.

Además, ZF consiguió reducir su carga de deuda en aproximadamente 1.600 millones de euros durante el año fiscal 2016. La reducción de la deuda seguirá siendo un objetivo central de la compañía para 2017. “Nuestros sólidos ingresos y nuestra fortaleza financiera en 2016, así como un flujo de caja disponible de más de 2.000 millones de euros, nos permiten reducir rápidamente la deuda resultante de la adquisición de TRW y, al mismo tiempo, invertir en tecnologías de futuro”, ha declarado Konstantin Sauer, director financiero de ZF.

En cuanto a su plantilla, a fecha de 31 de diciembre de 2016, ZF tenía 136.820 empleados respecto a los 138.269 de 2015. Esta leve disminución se debió principalmente a la venta de la Unidad de Negocio de Fijaciones y Componentes, concluida en julio de 2016, que contaba con unos 2.800 empleados. Además, el Grupo Cherry, con aproximadamente 400 empleados, fue vendido a la sociedad de inversión privada alemana GENUI en octubre de 2016. Al mismo tiempo, ZF creó alrededor de 1.800 nuevos puestos de trabajo y se sitúa entre las principales compañías en Alemania en ofrecer una amplia variedad de oportunidades de formación y aprendizaje: a finales de 2016, la plantilla de ZF contaba con más de 2.800 aprendices y estudiantes.

Inversiones de futuro

ZF cuenta con 14.550 empleados trabajando en tareas de investigación y el desarrollo en todo el mundo. En 2016, ZF invirtió 2.000 millones de euros en I D, lo cual representa el 5,5% de las ventas, un 0,7% más que el año anterior. Este aumento se debió principalmente a la intensificación de las actividades de desarrollo en las divisiones de Tecnología de Seguridad Activa y Pasiva y Electromovilidad.

“ZF está aprovechando la oportunidad del profundo cambio en la industria de la automoción para transformarse en una empresa tecnológica líder en electromovilidad y conducción autónoma”, ha afirmado Stefan Sommer, director ejecutivo de ZF. “El coche del futuro seguirá dependiendo de los componentes mecánicos. Incluso un 'iPhone sobre ruedas' necesitará frenos, un sistema de dirección, ejes y todo lo demás. Nuestra fuerza reside en nuestra combinación de hardware y software: producimos sistemas mecánicos inteligentes”, concluye el responsable.

De cara a 2017, ZF espera unas ventas dentro del Grupo de aproximadamente 36.000 millones de euros, con un margen EBIT ajustado de más del 6% y un margen EBITDA ajustado por encima del 10%. Con un flujo de caja disponible ajustado superior a 1.000 millones de euros para esta año, ZF seguirá reduciendo su deuda e invirtiendo en el futuro.