Desde 2013, esta prueba de 12 horas en el Mount Panorama Circuit lleva el nombre de Liqui Moly. Además, el logotipo azul y rojo se puede ver en el parabrisas de todos los vehículos participantes. "Esto es naturalmente de gran ayuda para nuestros negocios en Australia, pero también llega a todos los rincones del mundo", en palabras de Peter Baumann, director de Marketing en Liqui Moly.

En los últimos años, esta prueba de resistencia se ha establecido como un clásico del calendario internacional. En ella participan equipos de todos los continentes, lo que hace que la representación mediática adquiera un carácter netamente global.

Tras las 24 Horas de Daytona en Estados Unidos, las 12 Horas de Liqui Moly Bathurst son la primera cita de pruebas de resistencia del año. "Soportar una carga extrema durante tanto tiempo sólo funciona si se lleva el aceite correcto", señala Peter Baumann. “Nuestra apuesta por Bathurst pone de relieve que nuestros aceites y aditivos son sinónimo de máximo rendimiento sin compromisos”.

El nombre de Liqui Moly seguirá acompañando la prueba de las 12 Horas de Bathurst al menos hasta 2022. "En ese año se cumplirán los diez años de compromiso", afirma Baumann, un largo periodo que demuestra, según el responsable, “el éxito de nuestro patrocinio y la importancia que tienen para nosotros las alianzas a largo plazo”.