Para proteger el motor frente al desgaste, el especialista en aditivos de Alemania, Liqui Moly, ofrece tres productos: Aditivo de aceite, Motor Protect y Cera Tec. Los tres reducen la fricción en el seno del motor, lo que, a su vez, reduce su temperatura e incluso también disminuye un poco el consumo de combustible. Además, el motor está mejor protegido ante cargas extremas. Y un desgaste menor se refleja en un riesgo menor de avería y una vida útil más larga.

Aditivo de aceite, para vehículos con cierta edad, fue el primer producto de Liqui Moly cuando se fundó la empresa allá por 1957. Se trata de un complemento para el aceite de motor que contiene MoS2, un lubricante sólido similar al grafito. “Se asienta sobre las superficies metálicas y evita así que haya contacto de metal con metal en el seno del motor”, explica David Kaiser, director de investigación y desarrollo en la compañía. “Esto es de gran importancia justo después del arranque, cuando el aceite no ha llegado a todas las partes del motor”.

Además, Aditivo de aceite mejora las propiedades del funcionamiento de emergencia y consigue con ello que el motor esté mejor protegido cuando se rompa la película protectora. MoS2 es de color negro, por lo que el aditivo es muy oscuro. Cuando se le echa al aceite de motor, éste también se oscurece. El aceite de motor puede parecer aceite usado pero, en este caso, el color oscuro es una señal de que la protección contra el desgaste es efectiva.

Mientras que Aditivo de aceite reduce de manera física la fricción en el motor por medio de su lubricante sólido, Motor Protect hace lo mismo pero mediante recursos químicos. Contiene los así llamados “modificadores de fricción”, que se combinan con la superficie metálica del motor haciendo que ésta sea lisa a nivel microscópico. Motor Protect es apto para vehículos modernos y está concebido para usuarios que desean un aditivo que proteja contra el desgaste, libre de lubricantes sólidos.

Aditivo de aceite protege por medios físicos, Motor Protect por medios químicos y Cera Tec de Liqui Moly combina ambas estrategias. También contiene “modificadores de fricción” para una protección química, así como lubricantes sólidos para una protección física. Se trata de unas minúsculas partículas de cerámica que le dan el color beige tan particular al aditivo. Son tan pequeñas, que podrían atravesar fácilmente el filtro de aceite. “Esta protección doble convierte a Cera Tec en un aditivo altamente eficaz, cuyos efectos se sienten aún después de 50.000 kilómetros”, afirma David Kaiser. "Esto hace que su aplicación sea especialmente rentable".