Los paquetes de servicios estandarizados del Car Performance Plan de Liqui Moly permiten a los talleres independientes diferenciarse de la competencia, vender más y desentenderse de la presión sobre los precios.

Cuando el conductor visita el taller para una revisión, por ejemplo, se le ofrece directamente varios paquetes de servicio hechos a la medida de sus necesidades y de su bolsillo. Se puede tratar un lavado de motor, eliminar los sedimentos del sistema de inyección o limpiar el filtro de partículas diésel, según de qué vehículo se trate y cuál sea el presupuesto disponible.

“Los paquetes de servicio mejoran la fiabilidad del vehículo, hacen disminuir el riesgo de problemas o averías, y prolongan la vida útil del motor. Y el taller también se beneficia porque se puede diferenciar de la competencia: con muy pocos gastos, puede generar ventas adicionales que no obtendría de otro modo”, aseguran la compañía.

De acuerdo a Liqui Moly, no se trata de productos por separado, sino de servicios ofrecidos como paquete integral, de forma que la presión sobre los precios sea menor. El taller recibe de la firma no sólo productos y propuestas para paquetes de servicios, sino también documentación para las ventas, folletos y material publicitario.