Little participará con su programa para la recuperación y reutilización de baterías eléctricas, Little-Energy, en el macroproyecto europeo EBA 250, ligado al lanzamiento de dos proyectos IPCEI (Proyectos Importantes de Interés Común Europeo). Little es una de las empresas españolas que toman parte con un proyecto propio en esta gran iniciativa, dotada de 250.000 millones de euros, y en la que colaboran más de 400 compañías y entidades de los diferentes estados miembros de la UE.

El proyecto de Little-Energy ha superado la última criba, en una convocatoria en la que participaba junto a algunas de las principales compañías energéticas españolas.

Little-Energy es la nueva rama de negocio creada por Little Electric Cars para acometer este programa denominado 'Second Life Battery Packs'. El objetivo de este proyecto es recuperar las baterías de los coches eléctricos para crear nuevos 'battery packs' que se reutilizarán como sistemas de almacenamiento de energía en viviendas y pymes.

Para llevarlo a cabo, Little recuperará las baterías de los coches eléctricos, principalmente en plantas de desguace, y las analizará celda a celda. Las que estén en malas condiciones se enviarán a empresas de reciclaje, mientras que las que se encuentren en buen estado se reutilizarán para montar nuevos 'battery pack' destinados al almacenamiento de electricidad.

“Siempre suelo explicarlo con el mismo ejemplo: cuando tenemos en casa un aparato eléctrico que usa pilas, por ejemplo, un coche teledirigido, y este se estropea, te deshaces del mismo, pero las baterías las extraes y te las quedas para darles otro uso. ¿Por qué no hacer lo mismo con los coches eléctricos?”, subraya Ramón Castro, responsable de Desarrollo del Negocio de Little Energy.

Con este proyecto, también se quiere dar respuesta a una de las grandes preocupaciones, a nivel medioambiental, sobre los coches eléctricos, que es la de la contaminación que puede acarrear el posterior almacenamiento de las baterías.

Para acometer este proyecto, Little está en proceso de construir una nave industrial donde se recogerán las baterías procedentes de los recicladores del automóvil o de otras empresas. Será allí donde profesionales formados en seguridad para el vehículo eléctrico, a cargo de Movelco, analizarán una a una todas las celdas de cada 'battery pack'. Según explica Castro, “calculamos que cada batería desechada mantiene entre el 60% y el 90% de su capacidad de almacenaje”.