Durante el Salón del Automóvil de Ginebra celebran su estreno mundial dos nuevos modelos de pre-serie de Mercedes-Benz, que combinan la técnica diésel más moderna disponible con la transmisión híbrida de nueve marchas 9G-Tronic. Al igual que el S 560 e, disponible ya como modelo de preserie (consumo mixto de combustible 2,1 l/100 km, emisiones de CO2 en el ciclo mixto 49 g/km)[1], los modelos diésel híbridos enchufables de la Clase C y la Clase E incorporarán técnica de propulsión híbrida de tercera generación. La entrega de los primeros modelos está prevista para finales de verano de 2018.

En la actualidad, la empresa se está preparando para la fabricación en serie de los nuevos híbridos enchufables, y sus ingenieros están ultimando los últimos detalles necesarios para el comienzo de la producción. Otra novedad es una versión inteligente de la Mercedes-Benz Wallbox con conexión en red, que facilita la carga y ofrece numerosas funciones adicionales, que pueden utilizarse con ayuda de una nueva App.

Mercedes-Benz combina ahora, por primera vez, los modernos motores diésel de cuatro cilindros con la propulsión híbrida de tercera generación. Las ventajas de la propulsión híbrida enchufable se aprecian especialmente en los vehículos medianos y grandes utilizados con perfiles de conducción mixtos. Por ese motivo, Mercedes-Benz apuesta ahora por este concepto de propulsión en sus modelos a partir de la Clase C.

Un aspecto importante de la ofensiva de vehículos híbridos es el inteligente concepto modular de componentes híbridos de Mercedes-Benz. Esta filosofía, que permite una ampliación escalonada, puede extenderse a numerosas series de vehículos con tracción trasera y distintas versiones de la carrocería, tanto con volante a la izquierda como con dirección a la derecha. La hibridización contribuye a mejorar la eficiencia del motor de combustión interna y ofrece además un aumento del dinamismo y el placer de conducción.

En los nuevos diésel híbridos enchufables de la Clase C y la Clase E, Mercedes-Benz combina su motor diésel más moderno con un sistema híbrido recargable por conexión a una fuente externa de alimentación. La fuente de energía formada por el nuevo motor diésel de cuatro cilindros OM 654 y la transmisión híbrida de nueve marchas 9G-Tronic de la generación más reciente promete una nueva experiencia de movilidad exenta de emisiones directas, unida a un placer de conducción altamente emocional. Una potencia eléctrica de 90 kW, un par motor eléctrico adicional de 440 Nm y una autonomía eléctrica de unos 50 km en el ciclo normalizado europeo son los valores característicos previstos.

Esto es posible en la tercera generación de modelos híbridos gracias a la nueva batería de iones de litio, con una capacidad energética de 13,5 kWh. El nuevo cargador de a bordo duplica la potencia de carga, de 3,6 kW a 7,2 kW. Basta con conectar la batería descargada a una Wallbox para recargarla completamente en el propio domicilio en sólo dos horas. Si se utiliza una toma de corriente doméstica convencional, es suficiente con un periodo de carga de unas siete horas.