La batería de coche es un elemento presente en los vehículos que se encarga de acumular y proporcionar la energía eléctrica necesaria para el arranque en un motor de combustión, expone Loctite en un interesante post que les adjuntamos íntegro.

Suele proporcionar una tensión de 6V, 12V u otro múltiplo de 2, ya que cada celda presente en su estructura proporciona 2V de energía. Como son capaces de administrar unas intensidades de corriente relativamente grandes, son ideales para los motores de arranque.

Los orígenes de la batería se remontan a 1859, cuando Gaston Planté, un físico e inventor francés desarrolló la batería de plomo-ácido, considerada la primera batería eléctrica recargable. Consistía básicamente en un rollo en espiral de dos láminas de plomo que estaban separadas por un tejido de lino sumergido en un recipiente de vidrio, con una solución de ácido sulfúrico.