El fabricante alemán de componentes para automóviles Bosch cerró el pasado con un volumen de ingresos en China de 6.400 millones de euros, lo que supone un aumento del 27% respecto a los datos de 2013.

 

El responsable de Bosch en la región de Asia-Pacífico, Peter Tyroller, apuntó en este sentido que el significativo crecimiento experimentado por la corporación en China es uno de los principales motivos de la evolución positiva de su negocio en Asia-Pacífico.

"Bosch confía en que continuará registrando un crecimiento sano en los próximos años. Queremos dar forma de manera activa al desarrollo del mercado chino, y tomar ventaja de las buenas oportunidades que surgen sobre la conectividad, la automatización, la electrificación y también sobre la eficiencia energética", añadió.

La compañía recordó que durante los pasados tres años ha invertido cerca de 920 millones de euros en actividades orientadas a reforzar sus operaciones de producción.y su I D en el país. Sólo durante 2014, Bosch destinó 330 millones de euros a estos proyectos.